Con ritmo tranquilo se reinició la tarea en los 21 edificios del Poder Judicial

La atomización de la Justicia provincial en 21 edificios y la necesidad de al menos tres más, hace pensar en la imperiosa necesidad de contar con la Ciudad Judicial.
Con ritmo tranquilo se reinició en la víspera la actividad en los 21 edificios que posee el Departamento Judicial de Mar del Plata (14 de Administración de Justicia y 7 de la Procuración) y en los correspondientes a la Justicia Federal, tras la culminación de la feria judicial, que abarcó todo enero. En algunos lugares, debido a la escasa tarea, no se notó demasiado la diferencia entre el viernes y este lunes.

Quizás donde más se pudo notar movimiento fue en las dependencias que por lo general cuentan con mayor afluencia de público, como son los juzgados civiles y comerciales, los tribunales de familia y los laborales.

El inicio del año marcó algunas novedades como la asunción al frente de la Cámara Penal del juez Walter Dominella, quien reemplaza a su par Marcelo Riquert. La vicepresidencia está a cargo del también juez Juan Manuel Fernández Daguerre.

Con respecto a los juicios, dejando de lado los de flagrancia que se van realizando en una sucesión continua, los correspondientes a los tribunales criminales comenzarán a mediados de este mes. Pero el más importante por el caso que se juzga se producirá en el Tribunal Criminal 4, a cargo de Gustavo Fissore, como presidente, Jorge Peralta y Alfredo Deleonardis. Se trata de un uxoricidio (crimen de la esposa) perpetrado por un hombre que descerrajó cinco balazos contra su mujer, en plena vía pública, en la zona de Córdoba y Castelli.

En cuanto a los demás tribunales -del 1 al 3- tendrán también debates pero por robos calificados, tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, portación de armas de guerra.

El Tribunal 3, a cargo de Eduardo Alemano, presidente, Juan Sueyro y Hugo Trogu, tenía para febrero el juicio de un filetero que mató a otro con un arma de fuego, por la venta de unas cubiertas, pero se postergó para abril.

Si bien el inicio resultó bastante tranquilo, con el correr de los días se va a ir observando un aumento progresivo de la actividad, ya que muchos abogados y personal judicial regresará a sus tareas después de haber prolongado por algunos días más sus vacaciones.

Imperiosa necesidad

También, el alto número de edificios en los que se atomiza actualmente Tribunales habla a las claras de la necesidad imperiosa de contar con la Ciudad Judicial. Como se sabe, el desalojo que iba a tener lugar por orden del juez federal Eduardo Jiménez, durante diciembre, se postergó para este mes.

La falta de mayor premura en este tema va trayendo otras complicaciones edilicias, ya que urge poner en marcha el Tribunal de Trabajo 4, para lo que hará falta un inmueble cercano a los tres que funcionan actualmente.

Igual sucede con los dos Tribunales de Familia, que por Ley, se tendrán que transformar en 6 juzgados del mismo fuero y con las dependencias del fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, puesto que debe trasladarse de donde funciona actualmente en Gascón y Entre Ríos.

Una de las novedades que puede observarse en el edificio de Tribunales original, de Brown y Buenos Aires, que está casi dedicado al fuero Penal (con excepción de la Biblioteca, la Intendencia, Arquitectura y Administración) es la instalación de 40 cámaras, para realizar un control vía monitores del movimiento que se desarrolla en todas las dependencias del lugar. También, el sistema permite detectar cualquier siniestro que se produjera en el edificio a fin de actuar prestamente.

Comentá la nota