Con ritmo de elecciones, buscan apurar la electrificación del Roca.

Las obras ahora se financiarán con dinero de la ANSeS y del Presupuesto.
De cara a los comicios del 28 de junio y con el fin de mejorar las chances electorales del oficialismo en el Conurbano, el Gobierno quiere reflotar ahora el proyecto de electrificación del ferrocarril General Roca.

La modernización tecnológica de la línea ferroviaria que transporta unos 10 millones de pasajeros mensuales encabeza la lista de las grandes obras que más veces ha sido anunciada y prometida por la administración kirchnerista a lo largo de los últimos 6 años.

Tras varias idas y vueltas, a mediados de 2008 se pudo poner en marcha el proceso licitatorio para la electrificación del Roca.

Pero, por la negativa combinación de la crisis económica, la falta de créditos y la demora oficial en la elaboración de los pliegos técnicos, el proyecto quedó estancando luego de que se presentaran los antecedentes de los grupos interesados en el negocio.

Ahora la Casa Rosada pretende encarrilar la megaobra con un cambio sustancial en las reglas de juego originarias.

Ante las serias dificultades que enfrentan los oferentes para conseguir financiación privada, el Gobierno está por definir un nuevo esquema de pago que se sustentará en los recursos presupuestarios y en los fondos que la ANSeS heredó de las ex AFJP.

El sistema alternativo de financiamiento que están puliendo los técnicos del ministerio de Economía y de la secretaría de Transporte prevé cubrir con fondos públicos la primera parte de las obras que demandarían una inversión de US$ 456 millones.

De esta manera, la electrificación del Roca se pondría en marcha con el mismo esquema que el Gobierno se vio obligado a utilizar para el soterramiento de las vías del Sarmiento, otra megaobra ferroviaria que no obtuvo el financiamiento privado que se esperaba.

Al igual que en el caso del soterramiento, las obras iniciales en el ferrocarril Roca se cubrirán con una parte de los fondos asignados a la Administración de Infraestructura Ferroviaria (ADIF) y con un préstamo que la ANSeS le concederá a esa empresa estatal que fue creada el año pasado en el marco de la ley de reordenamiento del sector ferroviario.

Junto con la redefinición del esquema financiero, el proyecto de electrificación del Roca también registraría un reacomodamiento por el lado de las obras.

En vez de terminar primero las vías que faltan electrificar entre las estaciones Constitución y Temperley, el nuevo cronograma fijaría como primera prioridad la modernización del ramal que une Constitución La Plata.

Valuada en casi US$ 1.400 millones, la electrificación integral del Roca quedó estructurada en tres grandes paquetes. El primer bloque de obras incluye la electrificación de 106 km., la renovación de vías y nuevos sistemas de señalamiento y comunicaciones por un total de US$ 456 millones.

El segundo ítem --donde se prevé una inversión de US$ 536 millones-- comprende la eliminación de los pasos a nivel, la remodelación de 50 estaciones y un nuevo taller en Tolosa.

Y el tercer rubro abarca la provisión de 200 nuevos coches eléctricos que demandarán una inversión de US$ 400 millones.

Comentá la nota