Al ritmo de los ajustes, la inflación local retomó vigor.

Aunque la caída en la actividad económica parecía haberla paralizado, la inflación de marzo volvió a resurgir. Para la consultora local Evaluecon el mes pasado mostró un promedio en el incremento de precios de 1,59%, por lo que es uno de los índices más altos del último semestre.
Aunque la caída en la actividad económica parecía haberla paralizado, la inflación de marzo volvió a resurgir. Para la consultora local Evaluecon el mes pasado mostró un promedio en el incremento de precios de 1,59%, por lo que es uno de los índices más altos del último semestre.

De la mano del sinceramiento de las tarifas de los servicios públicos, de las subas en las cuotas de colegios y universidades privadas, del aumento de la medicina prepaga y del ajuste que tuvieron los combustibles, los precios volvieron a exhibir variaciones significativas en Mendoza.

"Si bien los precios volvieron a mostrar aumentos importantes, las causas son diferentes a las que los impulsaban hasta el año pasado, cuando eran empujados por la presión de la demanda. Hoy las variaciones tienen que ver con la estructura de costos propia de la oferta", explicó el economista José Vargas, director de la consultora.

En este sentido, los incrementos salariales, los ajustes de los servicios públicos y de productos con demanda inelástica son los factores que más fogonean las alzas en la oferta.

"Vos, cuando pagás el incremento del gas -por ejemplo- tenés que pensar que recibís un impacto directo, que lo abona el consumidor, y otro indirecto, que son los ajustes que realizan las actividades que utilizan ese bien para ofrecer un producto o servicio. Ese es un costo oculto que se devela en las góndolas y en los mostradores", agregó Vargas.

Así, los empresarios se ven atrapados entre una estructura de costos que crece y una demanda cada vez menor por la crisis. "Acá aparecen diferentes opciones según el tipo de actividad que se trate. Pero desde baja en la calidad de los insumos hasta recorte en las horas extras son los más habituales", sostuvo el economista.

Un caso diferente podría ser el caso de los supermercados que ajustan la disminución de la cantidad de productos con un mantenimiento de la facturación. De hecho, es muy común que en épocas de crisis en el retail, las empresas intenten conservar al menos su nivel de facturación.

Sin embargo, hay otro elemento que hace ruido: la devaluación del tipo de cambio. "Esto empuja los índices de precios o por lo menos hace que no bajen. Además saca pesos del mercado y complicar aún más el nivel de la actividad económica", opinó Vargas.

Todos estos factores que afectan el escenario inflacionario, también modifican el panorama de los precios que se esperaba para este año. "Arrancamos el año con una estimación de entre el 15% y 18% de inflación para 2009, pero hoy estamos advirtiendo que los precios crecerán más y que probablemente el 18% sea el piso con un techo cercano al 25%", comentó Vargas.

Estos valores siguen siendo menores al que los analistas y las consultoras esperaban cerrar el año pasado y que orillaba el 30%. "Es que la caída de la actividad económica golpeó y mucho en el nivel de los precios que este año parecían haber quebrado su tendencia alcista, pero que ahora parecen haberla recuperado", finalizó el director de Evaluecon.

Comentá la nota