Riquelme, sí; Ibarra, no; y Battaglia, ni

A Tucumán el sábado irá Boca a capturar un tesoro que encierra dos ítems cruciales para cualquier equipo con sus sueños de campeón: eficacia y credibilidad colectiva. No se trata de una prueba sencilla, aunque Atlético sea un equipo recién ascendido.
Es que Boca lucha primero contra Boca y después contra sus rivales. No será un partido más porque encima, después, el miércoles, definirá la continuidad en la Sudamericana, ante Vélez. Dos pasos en falso representarían un súper cachetazo.

Para Alfio Basile es fundamental contar con lo mejor. En este sentido, el Coco observa día a día cómo se le aclara el panorama de algunos futbolistas determinantes para el funcionamiento del equipo. Por ejemplo, ayer terminó de certificar que podrá contar con el 10 que quiere para que el equipo piense del medio hacia arriba: otra vez Juan Román Riquelme se entrenó sin problemas. No sintió dolor en la rodilla izquierda, donde padece una sinovitis.

A contramano de Román, se encuentra uno de sus amigos, Hugo Ibarra, afectado por una distensión de grado 1 en el aductor derecho que lo obligó a abandonar el partido con Newell's. El Negro ansiaba jugar en Tucumán, pero los médicos le recomendaron que no lo haga. Así que el marcador lateral derecho será el uruguayo Adrián Gunino.

A mitad de camino, en un punto intermedio entre Riquelme e Ibarra, se halla Sebastián Battaglia, el equilibrista de la mitad de la cancha que no pudo darse el gusto de jugar en la Selección de Maradona en esta doble serie de eliminatorias. Todo por culpa de una distensión en el isquiotibial izquierdo. Las primeras sensaciones indicaban que Battaglia se perdería el partido en Tucumán. Sin embargo, ayer a la mañana, en Casa Amarilla crecieron sus chances de regresar, tras su ausencia ante Newell's. "Hoy, así como Riquelme es 'sí' y como Ibarra es 'no', también te digo que Battaglia es 'ni" contó una fuente del cuerpo técnico de Boca. Se verá. En caso que se produzca una contramarcha con Battaglia, su reemplazante será Ariel Rosada.

Más allá de Riquelme, Battaglia e Ibarra, también Basile mirará con atención los partidos de eliminatorias para ver cómo concluyen físicamente Martín Palermo (si es que juega algunos minutos), Gary Medel, Julio Cáceres y Claudio Morel, quien arrastra una dolencia en un muslo y será uno de los más observados. Si vuelve con la zona más cargada de lo conveniente, Basile lo preservará y habría lugar para Fabián Monzón.

Hoy tal vez aparezcan mayores pistas sobre el equipo. Habrá una práctica de fútbol. Seguro con Riquelme. ¿Con Battaglia?

Comentá la nota