Riquelme se entrenó y quiere jugar con Newell´s.

BOCA: odavía está "un poco débil" por una gastroenterocolitis.
Juan Román Riquelme se reintegró a los entrenamientos de Boca, pues va dejando atrás los efectos de una gastroenterocolitis que lo afectó el domingo pasado, en el partido que su club le ganó a Gimnasia, en Jujuy. El mediocampista dijo hallarse "un poco débil, pero contento de estar otra vez acá".

Y además, desea participar en el choque de pasado mañana con Newell´s, por la segunda fecha del torneo Clausura, en la Bombonera. "He hablado con Carlos [Ischia] y me dijo que mañana [por hoy] va a ver si arma el equipo para el sábado. No creo que tenga problemas para estar contra Newell´s. Siempre quiero jugar, lo saben todos", confió el enganche.

Riquelme dio detalles de su enfermedad, que va superando: "En el entretiempo ya estaba descompuesto. He jugado el segundo tiempo sintiéndome muy mal y fue cuando las cosas salieron mejor". Y luego se descargó contra parte del periodismo. "Nadie sabe nada, nadie cuenta nada, hasta tengo que andar aguantando que digan que cuando quiero falto a entrenarme. Tengo la suerte de que el técnico a veces me da un día franco porque tengo que ir al seleccionado, y le digo que no. Si mis compañeros se entrenan, yo también. Pero eso opina la gente que no viene nunca. Ustedes jamás van a decir eso porque me ven llegar una hora antes. Algunos tienen que decir la verdad, otros tienen que mentir para cuidar su trabajo, llevar la comida a su casa", fustigó el 10.

En tanto, elogió a Martín Palermo, que intervino ayer en otro ensayo de fútbol en Casa Amarilla y se perfila para ser suplente pasado mañana. "Ojalá. Me habría gustado tenerlo desde hace seis meses. Tenemos al mejor Nº 9 del país y nos pone bien verlo tan feliz cada día", señaló Riquelme.

Comentá la nota