Ripoll: "Para la lucha contra el dengue hay que descacharrar, no existe vacuna"

El Director de Programa Sanitario de la Provincia, doctor Carlos Ripoll al referirse a la lucha contra el dengue, resaltó la importancia de la acción de los municipios y de cada uno de los ciudadanos. "El Dengue no tiene vacuna, la vacuna está en las manos y responsabilidad de cada uno de los ciudadanos, de eliminar en cada casa todo aquello que pueda servir para el desarrollo del mosquito vector".
Al respecto dijo que "estamos preparando los materiales y los nuevos instructivos para distribuirlos en todas las Áreas Programáticas de la Provincia que ya recibieron la capacitación correspondientes, las que deben compartir con los respectivos municipios".

"El tema Dengue –agregó- es un problema de saneamiento ambiental urbano, por lo tanto la acción del Municipio es absoluta y totalmente prioritaria e importante, es decir que el 70 u 80 % del control está en ese saneamiento que se tiene que hacer en las localidades".

Dijo que "hay que trabajar fuertemente en la eliminación de aquellos elementos que puedan juntar agua en las casas. Hay que trabajar en el descacharrado, sacar esos tipos de elementos y en aquellos que no se puedan eliminar, aplicar herbicidas cuando corresponda".

Por otra parte recordó a la población que "el Dengue no tiene vacuna, la vacuna está en las manos y responsabilidad de cada uno de los ciudadanos, de eliminar en cada casa todo aquello que pueda servir para el desarrollo del mosquito vector".

Resaltó que "en caso que la comunidad desee consultar en detalles sobre el tema, que se dirija al Puesto de Salud más cercano para que el personal de Atención Primaria les brinde las indicaciones correspondientes".

Más adelante indicó que la fumigación "no previene el dengue, no sirve como prevención, nosotros necesitamos aplicar el insecticida en microgotas que se denomina ultra bajo volumen (gotitas de 25 micras) para que floten en el aire y eso puede durar cuatro a seis horas a lo sumo, se fumiga cuando aparecen casos para que en lugar de tener 100 casos tengamos 60, es decir mitiga no elimina un brote, porque cuando hay un brote no hay estrategia en el mundo que lo pare, ya es tarde, es decir, no se hizo lo que se debería haber hecho".

Luego agregó, "de allí la importancia del descacharrado y no se debe olvidar que cuando se fumiga estamos aplicando para mitigar un brote y no para prevenir; nunca se debe fumigar antes porque es plaguicida y al aplicarlo en microgotas lo estamos respirando y, a pesar que son muy poco tóxicos, pueden traer alergias cuando se aplica en cantidad".

Por último, Ripoll dijo que "muchas veces la gente cree o piensa que está protegida cuando se ha fumigado, eso no es así, va a estar protegida cuando se eliminen todos los criaderos de cada una de las viviendas y esa es la única protección por ahora, hasta el día que aparezca una vacuna", finalizó.-

Comentá la nota