Ríos: «Trabajamos para salvarnos todos, o nos caemos todos».

Así reclamó la Gobernadora el trabajo conjunto que, en un marco de profunda crisis, se espera entre el Ejecutivo y los distintos sectores productivos y gremiales de Tierra del Fuego. En el discurso de apertura de las Sesiones Ordinarias de la Legislatura provincial, la mandataria reiteró que no se cuenta con recursos para otorgar aumentos. Dedicó un párrafo particular a los gremios estatales, acusándolos de buscar sólo un beneficio sectorial en detrimento de la comunidad.
RIO GRANDE.- La gobernadora, Fabiana Ríos, dejó inaugurado ayer el 26º Período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura, asegurando en su discurso de apertura que, en el contexto de crisis económica que se vive en la Provincia, «en un barco con muchas grietas no se salva nadie, así que o trabajamos para salvarnos todos, o nos caemos todos», anticipando de este modo que «se viene un 2009 sumamente difícil».

La mandataria entendió que en la Provincia se podrán ir dando soluciones «en la medida de que la sociedad se dé cuenta que hay variables que no puede manejar, y resuelva sentarse a analizar cómo manejamos sobre las que sí tenemos posibilidad de control». «No dejar de pagar aumentos comprometidos», sostuvo, aunque ratificó que «nadie en este Gobierno aceptará derivar recursos extra de los que ya están destinados en un gran porcentaje al pago de salarios».

En un discurso de cincuenta y cinco minutos pronunciado en la Casa de la Cultura de Ushuaia, Ríos consideró que «podemos torcer nuestros destinos si hacemos algo más por el otro», a la vez que llamó a «acompañar decisiones (del Gobierno) que no beneficien a los sectores que integramos, pero que igual consideremos justas, porque benefician al que la está pasando peor».

En la misma línea, afirmó que como sociedad «tenemos que aprender a aceptar un no como respuesta, sin que ello signifique que no se haya dado ninguna respuesta. La respuesta es no». Pidió, asimismo, que «cada uno de los poderes del Estado, a los organismos de control y a los empleados de todas las instituciones, a que se comprometan con la realidad».

En ese sentido, destacó la actitud de los trabajadores del SUTEF que «reconociendo la grave situación provincial, decidieron que su reclamo no pase por la limitación del servicio, y entendieron que su función es estar en su lugar de trabajo y brindar educación».

En cambio, criticó al SAT (Sindicato Argentino de Televisión) porque debido a una medida de fuerza (no realizan exteriores en los canales públicos) la Provincia tuvo que contratar a una empresa privada para transmitir la apertura de las sesiones legislativas. «Lamento que un problema sectorial casi haya impedido a la totalidad de los habitantes de Tierra del Fuego saber los que nos pasa según la visión de sus gobernantes. Ayer (por el sábado) se entregaron 150 viviendas en Ushuaia. Nadie lo pudo ver (por televisión) es una pena», enfatizó.

«En diciembre de 2007 advertimos que estábamos ante un crisis política, económica y moral, sumada a una crisis habitacional derivada de nuestro origen migrante. Es decir que teníamos que atravesar una crisis de crecimiento en medio de una crisis económica, y todo eso en medio de una crisis política y moral. Este año se desató además la peor crisis global de la que se tenga memoria. Ese es el contexto de nuestro Gobierno», afirmó.

Ríos precisó que «todas las variables de ingreso están afectadas a la baja», mientras que «nuestras variables de egresos tienen tres canillas principales, una es salarial, la otra los municipios y la tercera es la prestación de servicios. Un ajuste en cualquier sentido implicaría directamente un golpe mortal a las prestaciones básicas, tanto del Gobierno como de las Municipalidades, o generaría un caos social por pérdida de empleo. Nada de esto queremos que suceda. Pero lo que no podemos es seguir tirando de la soga porque hay toda una sociedad que necesita de las tareas elementales del Estado», expresó.

Crisis en el sector privado

Ríos dedicó un espacio preponderante en su discurso a la crisis laboral del sector privado, a la que definió como «de tremenda gravedad porque no conocemos ni su profundidad ni su duración».

«El Gobierno se ha puesto a la cabeza del reclamo de su pueblo», señaló al mencionar que «desde la Secretaria de Promoción Económica y Fiscal nos hemos presentado en todos los ámbitos nacionales administradores del régimen fijado por la ley 19640 para expresarles de parte del Gobierno y de los municipios, que la Provincia está de acuerdo con una adecuación impositiva de las empresa radicadas bajo el régimen, siempre y cuando este esfuerzo del Estado tenga como contrapartida el mantenimiento de las fuentes de trabajo».

La Gobernadora también aprovechó la ocasión para realizar una autocrítica de su gestión: «me presento ante el pueblo de Tierra del Fuego para decirles que nos disculpen por los errores cometidos», dijo, y admitió que «cada uno de nuestros errores impactan sobre la población».

Entre los anuncios, la mandataria mencionó: firma de un decreto que garantizará fondos para afrontar las prestaciones básicas del Estado. Consulta Popular para resolver la renegociación de los contratos petroleros y la licitación de áreas revertidas. (Ver Pág. 6); reformulación de la Ley Tarifaria; Presentación de un proyecto de modificación de la Ley de Ministerios; Publicación en la página web del Gobierno la totalidad de los salarios de los empleados públicos.

Al referirse a los conflictos gremiales, Ríos aseguró que «la convocatoria desde el Gobierno sigue abierta», indicando que «la formalidad del llamado al diálogo pasa por la construcción de un diálogo permanente, que está», y citó como ejemplo el trabajo que realiza el Consejo Económico Social.

Aseguró, no obstante, que «si hacen falta más canales de diálogo, se abrirán. Pero creo que el problema hoy no pasa por abrir canales de diálogo, sino generando un diálogo serio; es decir, no pasa por conseguir turnos para hablar; porque si convocamos a dialogar y no nos escuchamos, ni nos hacemos permeables a la opinión del otro, no habrá ninguna mesa ni foto que haga a la gente ponerse de acuerdo».

Comentá la nota