Ríos pidió que se garanticen puestos laborales del sector

En el marco de la propuesta que AFARTE elevó a la UOM sobre la disminución de producción y jornadas laborales a raíz de la crisis financiera internacional, la gobernadora, Fabiana Ríos, reclamó evitar las especulaciones y trabajar con «seriedad» para garantizar los puestos laborales en el sector. Planteó además su desacuerdo con la iniciativa del sector empresarial.
«Las sensaciones de inestabilidad, de la única manera que se tranquilizan es con seriedad en cuanto a la información sobre las gestiones y a las posibilidades reales, porque realmente no pueden haber especulaciones y rumores y sensación de caos», reclamó, ayer, la gobernadora, Fabiana Ríos, en torno a las versiones periodísticas que circularon tras conocerse la propuesta elevada por la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales Electrónicas (AFARTE) a la dirigencia de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), sobre la disminución de producción y jornadas laborales a raíz de la crisis financiera internacional.

Consultada sobre esta propuesta que deberán negociar empresarios y gremio, Ríos aseguró que desde el Gobierno «no creemos que se traten de medidas acertadas y les reiteramos cuál era nuestra posición en cuanto a generar las mejores condiciones para garantizar los puestos de trabajo, aunque también les manifesté que esta era una cuestión que debía resolver AFARTE con la UOM».

Conocido el rechazo del gremio metalúrgico a la propuesta de AFARTE, la Gobernadora dijo que resulta «razonable y lógico que la UOM diga que no están dispuestos a sostener una propuesta así», asegurando que en este tipo de situaciones «que tienen que ver con una relación entre privados, la responsabilidad del Gobierno es impulsar acciones con el Gobierno Nacional, porque no nos olvidemos que el Régimen de la 19640 está por encima de la Provincia».

«Tierra del Fuego tiene la potestad política de referenciarse en el Gobierno nacional y explicitar qué es lo que cree que debe hacerse para garantizar los puestos de trabajos y la estabilidad laboral, en un año en el que si no hay consumo no hay producción, y si no hay producción no hay empleo», agregó.

En ese sentido, la mandataria entendió que «la sensación de inestabilidad, de la única manera que se tranquiliza es con seriedad en cuanto a la información sobre las gestiones y a las posibilidades reales, porque no pueden haber especulaciones y rumores y sensación de caos», asegurando que «frente a una situación conflictiva y concreta de caída en el consumo y la producción, tenemos que poder racionalizar el reclamo; racionalizar la respuesta y sobre todas las cosas, pensar las posibles soluciones totales o parciales».

«Desde esta perspectiva, desde el Gobierno provincial, en el mes de septiembre, se solicitó la conformación de una Comisión Mixta de Evaluación de la Situación Industrial Laboral y no se pudo llevar adelante, entonces no es lógico que en febrero nos digan que el Gobierno provincial no hizo nada, yo si algo no puedo hacer es obligar a la gente a hablar y a analizar una situación cuando no la ve», sostuvo.

Por último, Ríos hizo hincapié en que «lo que no se puede es generar una situación de incertidumbre cuando si de algo hay certezas es que la situación que se avecina es compleja, pero frente a esto tenemos que poder ver la realidad y decir qué se puede y qué no se puede hacer, porque de lo contrario lo que estamos construyendo es una frustración certificada; firmada y ratificada».

Rechazo gremial

El secretario Adjunto de la UOM, Rubén Machado, ratificó el rechazo del gremio a la propuesta de los empresarios, entendiendo que la iniciativa responde a un estrategia «porque lo que están buscando es una exención impositiva que los beneficie».

«Las empresas se aprovechan y se abusan de la situación general que se vive hoy en el país», opinó el dirigente, ratificando que desde la UOM se realizarán asambleas en cada una de las fábricas radicadas en la provincia para garantizar la preservación de los puestos laborales en el sector.

De acuerdo a estimaciones realizadas por el propio gremio, hasta el momento se cayeron entre 1.900 y 2.000 contratos.

Comentá la nota