Ríos: "Frente al dengue, la capacidad del Maiztegui no estuvo desbordada"

El interventor de la Anlis destacó la labor de Delia Enría, convocada por la Organización Mundial de la Salud para integrar el equipo de científicos que busca una vacuna contra la enfermedad. Explicó el funcionamiento de la red de laboratorios y planteó el imperativo de "dar respuestas sanitarias acordes a las necesidades de la población".

Mientras continúa el debate sobre los números reales del dengue y las acciones de saneamiento no alcanzan a controlar una situación ambiental que demandará de tareas sostenidas y constantes más allá de las que exige la contingencia, ayer estuvo en Pergamino el licenciado Gustavo Ríos, interventor de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis), quien en el marco de su visita al Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas, ofreció una conferencia de prensa en la que describió la tarea desarrollada por el Inevh que es el laboratorio nacional de referencia para el diagnóstico de la enfermedad y el centro de investigación sobre el que recaen las miradas del país.

"Continuamos con el trabajo y seguimiento de las actividades del Instituto con relación a su rol de laboratorio de referencia nacional en el tema dengue. Como es conocido por todos, el Inevh tiene un papel significativo en la resolución de esta compleja situación sanitaria, con un nivel de trabajo importante y confirmando su nivel de respuesta frente a este tipo de demandas", comenzó Ríos, al tiempo que aclaró que "el brote de dengue tiene un componente comunicacional muy importante y como corresponde, esta estrategia está conducida desde el Ministerio de Salud de la Nación. El rol del Inevh tiene que ver con una parte de la respuesta que da el Ministerio, pero la estrategia de vinculación con los medios está siendo manejada por funcionarios del Ministerio de Salud", remarcó y señaló que "la actividad específica y técnica del Instituto, en términos de resultados de laboratorio e informes, se comunican al Ministerio de Salud y a cada una de las jurisdicciones que envían las muestras".

"Es por esto que ningún tipo de confirmación de caso clínico va a surgir del Instituto", aseveró, reconociendo que "aunque frente al dengue, la capacidad del Instituto Maiztegui nunca estuvo desbordada, lo que sí resulta difícil de manejar es la demanda comunicacional que se genera en torno a la situación".

"Uno puede comprender que los medios y otros actores sociales demanden del sistema de salud información continua, pero la demanda comunicacional es mucho mayor que la que está en condiciones de soportar el Inevh", aseveró.

En red

En orden a la dinámica de trabajo que está desplegando el laboratorio y en coincidencia con el comportamiento que está teniendo el brote, Ríos planteó que "se está recibiendo un número importante de muestras, a fines de marzo estaba por encima de las dos mil y la cantidad diaria varía cada día", pero explicó que "llegan las que hacen al rol de laboratorio de referencia, las que están vinculadas a las muertes por dengue, los casos complicados y las situaciones específicas que necesitan alguna confirmación o diagnóstico de mayor complejidad".

En este sentido, admitió que "hoy hay una mayor carga de trabajo en dengue", pero aclaró que "no se han desatendido ninguna de las actividades regulares del Inevh".

"Todo el Instituto está dedicado a esta tarea porque hay una demanda sistemática de gente que entiende que llamando aquí va a obtener algún tipo de información", planteó el interventor de Anlis, al tiempo que precisó que "para dar respuesta apropiada a la demanda, realizamos una reorganización del trabajo para garantizar las condiciones de bioseguridad que se necesitan y ajustamos algunas rutinas de funcionamiento para dar testimonio de esta necesidad".

En orden a la tarea que desarrollan los laboratorios que funcionan en las distintas provincias, Ríos explicó que "se trata de centros regionales que generan una respuesta similar a la que producen los laboratorios de la red que coordina el Instituto Maiztegui" y recordó que "la red de laboratorios de dengue funciona desde hace varios años, son 25 que trabajan en distintos lugares y ahora se habilitaron otros respondiendo a necesidades concretas".

Al respecto, confirmó que "hubo una necesidad en Catamarca, donde se abrió un laboratorio de nivel provincial para dar respuesta local"; precisó que "en Chaco, aunque ya funcionaba uno, se generó otro" y remarcó que "ninguno de ellos reemplaza la actividad técnica del Inevh, cuyos profesionales de hecho se han trasladado a las zonas de riesgo".

"La doctora Alejandra Morales estuvo acompañando al secretario de Programas del Ministerio en Catamarca cuando hubo una primera misión del Ministerio en esa provincia y ha asesorado en la resolución de situaciones que tuvieran que ver específicamente con las áreas de laboratorio", comentó el funcionario, visiblemente conforme con la labor del Maiztegui.

Consultado respecto de la conveniencia de declarar la emergencia sanitaria, Ríos señaló que "hay lugares que han tomado esta decisión" y opinó que "la declaración es un instrumento de política y cada uno de los responsables políticos de las distintas jurisdicciones acude a esta herramienta para resolver el problema particular, pero más allá de una definición, lo que hay que garantizar es la capacidad de respuesta de cada uno de los sistemas".

Ampliar capacidades

Abundando en consideraciones sobre los desafíos que impone el brote de dengue, Ríos reconoció que "la situación sanitaria de nuestro país está exigiendo que los laboratorios y los institutos nacionales amplíen su capacidad de respuesta" y en el caso puntual del brote de esta enfermedad indicó que "ahora hay una respuesta inmediata frente a esta situación, pero es necesario pensar en hacer reasignaciones presupuestarias para cubrir las necesidades".

"Hay aportes del Ministerio, estamos definiendo la incorporación de recursos humanos profesionales y técnicos", confió el interventor, al tiempo que explicó que "en el caso del Inevh, estos recursos no solamente van a estar previstos para las áreas de diagnóstico, sino para las áreas de producción".

"Es una expectativa en la que venimos trabajando desde el año pasado y esperamos materializarla en breve", señaló.

La investigación al servicio de hallar una vacuna efectiva

En otro tramo de sus consideraciones y en un amplio diálogo con los medios locales de comunicación, el interventor de la Anlis se refirió al trabajo que desde hace varios años desarrolla la doctora Delia Enría, directora del Instituto Nacional de Enfermedades Virales y Humanas "Julio Maiztegui", como parte de un grupo de expertos internacionales convocados por la Organización Mundial de la Salud para hallar una vacuna que resulte efectiva para prevenir el dengue en el mundo.

"Se está trabajando desde hace unos años en este proyecto y es un enorme orgullo para el sistema de salud y científico que uno de sus miembros, que es la doctora Enría, haya sido convocada para participar en este ámbito", refirió el funcionario, que precisó que "se están evaluando distintos desarrollos de vacunas potenciales que podrían servir como instrumento de prevención".

"Estos desarrollos son de laboratorios productores internacionales, hay algunos que tienen un grado de avance mayor, otros no, y aunque ninguno ha pasado aún a la etapa de ensayo clínico, van rindiendo frutos en lo que hace a la investigación".

Convencido de que "tendremos que esperar algunos años más para alcanzar el desarrollo científico que nos permita decir que existe disponible en el mundo una vacuna efectiva y eficaz para el dengue", el funcionario puso el acento en fomentar la experimentación y en asumir un importante desafío desde el punto de vista sanitario, asociado con "seguir trabajando sostenidamente para estar preparados desde el punto de vista sanitario para dar respuestas a las necesidades de la población".

Con la mirada puesta en la emergencia regional de la enfermedad y con el comportamiento de brotes que tienen parámetros similares en todo el mundo, el interventor de la Anlis puso el acento en las acciones de saneamiento y de educación sanitaria para "estar preparados para el próximo verano para el riesgo y las condiciones ecológicas vuelvan a ser las mismas que fueron este año".

Comentá la nota