Ríos firmó un convenio de asistencia financiera con Nación

El acuerdo representa el ingreso de Tierra del Fuego al Programa de Asistencia Financiera que lleva adelante el Gobierno Nacional y que agrupa a las provincias con mayores urgencias económicas. De este modo, la gestión Ríos refinancia la deuda del Estado con entidades bancarias y financieras nacionales por un lapso de ocho años.
La gobernadora Fabiana Ríos y el ministro de Economía de Nación, Amado Boudou, rubricaron ayer en Buenos Aires un convenio que le permitirá a Tierra del Fuego refinanciar a tasa preferencial distintas deudas con organismos nacionales que se acumularon desde el año 2000, evitando así que la actual gestión deba afrontar antes de fin de año el pago aproximado de 100 millones de pesos con recursos propios.

«Nación está empezando a comprender la magnitud y la complejidad de los problemas existentes en la provincia», opinó la mandataria, quien estuvo acompañada por el ministro de Economía Rubén Bahntje. «Esta asistencia financiera, más la ley tarifaria, permitirán llegar a fin de año con un escenario de mayor previsión».

El convenio se rubricó en el Ministerio de Economía nacional e implica la asistencia financiera nacional en lo referente a deudas acumuladas por anteriores y la actual gestión con organismos nacionales, originadas desde el año 2000.

Las autoridades fueguinas calificaron de «importante» el paso dado, porque implica la reinstalación de Tierra del Fuego en el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, luego de varios años de ausencia. «Con esto se trata de regularizar la presencia que se había perdido en ese organismo y que se ha ido normalizando poco a poco», detalló Bahntje.

El convenio permitirá refinanciar a ocho años las deudas originadas con diversos organismos nacionales y con una tasa mínima del 6% anual. Estas erogaciones, hasta ahora debían asumirse con los escasos recursos disponibles.

Bahntje consideró que este acuerdo «significará llegar con un poco más de oxígeno a fin de año con las cuentas, que están muy complicadas»; señalando que «nuestro mayor problema fue la comunicación, porque la Legislatura provincial tardó varios meses en comprobar la situación económica de la provincia, y esta asistencia financiera, más la ley tarifaria, permitirán llegar a fin de año con un escenario con un poco más de previsión».

En tanto, la gobernadora Ríos señaló que el acceso al Programa de Asistencia Financiera (PAF) desde «hace mucho tiempo que se está trabajando», dado que se encontraba obstaculizado por «una cantidad de documentación que la provincia no tenía porque durante muchos años no se cumplió».

Ríos agregó que ingresar al programa «augura entrar en el grupo de provincias que tienen problemas serios», lo que permitirá otro tipo de tratamiento desde el Ejecutivo Nacional, porque «se está empezando a comprender la magnitud y la complejidad de los problemas existentes en la provincia», observó.

Ríos evaluó que la cantidad de derechos adquiridos y de demandas hace que «los márgenes de maniobra política para ir modificándolos sean mucho más lentos que el paso de la realidad, son variables tan poderosas, tan grandes y que golpean a tantos miles de personas, sobre las cuales hay que ir operando lentamente. Sobre todo ordenando las cuentas hacia adentro para después ir modificándolas».

Finalmente, Ríos destacó que con la firma del convenio «se está viendo ahora el trabajo de dos años, desde el principio de la gestión. El Programa de Asistencia Financiera es uno de ellos, y la tarifaria es otro de ellos».

«Respecto al programa hay una cuestión que no es menor: la autorización que dio la Legislatura provincial la semana pasada, tiene que volver a pasar el día jueves para que tenga validez y a partir de allí se harán los desembolsos. Hay un ritmo administrativo y un ritmo efectivo que en la práctica pueden tener otros tiempos, dependiendo de otros poderes del Estado», concluyó.

Comentá la nota