Ríos a favor del aumento de dietas, pero no en el contexto de crisis actual

De cara a la última Sesión Ordinaria de la Legislatura, la Gobernadora exteriorizó sus expectativas de que los parlamentarios aborden tres proyectos considerados «claves» para la actual gestión; como el convenio chino; el Presupuesto 2009 y la continuidad de la ley tarifaria «corta». En tanto, la iniciativa para incrementar las dietas de la clase política -incluida la primera mandataria- tendría quórum para ser tratado en el recinto legislativo. Ríos se mostró favorable a la medida.
Con vista a la última sesión ordinaria de la Legislatura, la gobernadora, Fabiana Ríos, planteó sus expectativas de que los parlamentarios aborden tres proyectos considerados «claves» para el Gobierno, como lo son el convenio chino; el Presupuesto 2009 y la continuidad de la ley tarifaria «corta», aunque también habría quórum para impulsar el aumento de dietas en la clase política.

«Nuestra expectativa es que al menos puedan someterse a discusión y poder fundamentarse temas que para nosotros son relevantes», mencionando entre estas cuestiones «la industrialización de hidrocarburos, el presupuesto y la ley tarifaria».

«Para el Gobierno son los temas claves que debieran ser tratados, de todas maneras creo que el lunes tendrán labor parlmanentaria, y finalmente ese día van a determinar los temas que incluirán en la última sesión», señaló la mandataria.

Consultada sobre la negativa que por adelantado manifestaron algunos parlamentarios de los bloques de la oposición, Ríos enfatizó que «la afirmativa y la negativa son las posibilidades que tiene cualquier bloque, pero en cualquier caso la negativa expresada tiene que ver con uno sólo de los temas, que es el de la planta de metanol».

Asimismo, respecto a la posibilidad de que los parlamentarios incluyan un proyecto en el que se pretende impulsar un aumento de las dietas, la Gobernadora entendió que «independientemente de la justicia o injusticia de la iniciativa, uno tiene la responsabilidad de evaluar políticamente los tiempos y las circunstancias fácticas en los cuales se llevan adelante, y las intenciones a partir de las cuales se llevan adelante estas iniciativas políticas».

«En realidad lo que se está discutiendo no es la dieta sino la utilidad pública de la función pública y de los funcionarios públicos, por lo tanto yo no creo que este sea el momento adecuado para aumentar las dietas, porque no hay momento adecuado en el medio de la crisis y no hay disponibilidad de recursos para que esto sea así, pero sí creo que pública y abiertamente debe discutirse una manera de que las dietas de los responsables políticos estén sujetas a la discusión del salario público dentro de la administración», afirmó.

Es que para Ríos «no es razonable que quienes tienen poca o ninguna responsabilidad terminen con techos salariales muy semejantes sino al máximo de la máxima responsabilidad política institucional», entendiendo sin embargo que «no creo que este sea el momento en términos políticos y económicos para sugerir si quiera aumentos en las dietas de los funcionarios políticos».

«Sí creo que debe tenderse rápidamente, pero reitero, un tiempo con una discusión pública profunda, de un ordenamiento donde las dietas queden sujetas con términos; plazos; cantidades y montos, a la administración pública general cuya responsabilidad tiene la organización política», concluyó.

Comentá la nota