Los ríos están bajos, pero no falta agua

La escasez de lluvias se nota, pero no peligra el suministro / Los diques siguen debajo de su nivel.
Los ríos y lagos cordobeses no terminan de recuperarse de la sequía que padeció la provincia en el último semestre de 2009. Los cursos de agua se ven bajos, aunque la provisión estaría garantizada.

Las lluvias de diciembre, que fueron abundantes en algunas zonas de la llanura cordobesa y que ocasionaron inundaciones de campos y pueblos en algunos lugares, fueron más escasas en las cuencas serranas altas, donde nacen los arroyos que alimentan los ríos y lagos. En lo que va del mes sólo llovió 25,3 milímetros, mientras que el promedio mensual es de 130,2 milímetros.

En las Sierras Chicas y en Punilla, la escasez de agua se nota. Los diques San Roque y La Quebrada no logran recuperar nivel desde noviembre. En Punilla, la mayoría de los ríos están por debajo del caudal habitual del verano. En La Falda, al balneario Las Siete Cascadas cuesta encontrarle ese número de pintorescas caídas de agua.

En Carlos Paz, el río San Antonio está muy bajo. Sin embargo, la Cooperativa Integral, concesionaria del servicio, dijo que no peligra la provisión de agua.

"El río está en un nivel normal. Tenemos 40 centímetros por encima de la toma y cuando decretamos el alerta roja estábamos sólo un centímetro por arriba", aseguró Jorge Boido, vocero de la Coopi.

Pese a que no faltará agua para el consumo, las autoridades de la Coopi advirtieron que hay un relajamiento de los usuarios en estás últimas semanas. El consumo por persona trepó por encima de los 250 litros diarios. A ello hay que sumarle que la población de Carlos Paz casi se duplica durante el verano y el consumo, por ende, es mayor.

Lo que preocupa es el nivel del San Roque: 6,39 metros por debajo del nivel del vertedero. "Sería bueno que se llenara antes del invierno para encarar el período de bajante con el lago lleno", dijo Boido.

En la villa continúa el alerta naranja que implica restricciones y horarios para el riego de veredas y patios y la prohibición de volcar agua en la vía pública.

La situación en Traslasierra. En Traslasierra los ríos, que atraviesan localidades como Nono, Mina Clavero y Cura Brochero, se ven con algo menos de agua que la habitual, aunque todos los balnearios están disponibles para los miles de turistas que vacacionan en esa zona. Al dique La Viña también le cuesta recuperar su nivel.

En las sierras del norte, el dique Arturo Illia, en Cruz del Eje, también sigue con escasa agua. Allí las lluvias del último mes fueron más escasas que en el resto del territorio provincial.

Calamuchita, mejor. Algo diferente es el panorama en el valle de Calamuchita y en las Sierras del Sur, donde las precipitaciones de las últimas semanas fueron algo mayores que en el resto de las serranías y con algún impacto también en sus cuencas altas.

En Calamuchita, la mayoría de sus ríos luce una imagen similar a la de todos los veranos. Esta situación se refleja en los lagos Embalse y Los Molinos. Ambos, aunque a varios metros del nivel del vertedero, no registran bajantes tan pronunciadas.

Hacia el sur, donde las sierras terminan en balnearios como Alpa Corral o Achiras, entre otros, también se recuperaron los caudales de los cursos de agua en relación a diciembre pasado.

En cada localidad turística cordobesa adjudican alguna merma de visitantes, sobre todo los de otras provincias, a la difusión de noticias de la sequía.

En todas las sierras, esperan más lluvias y que se cumpla el pronóstico de los meteorólogos de que, por la influencia de la Corriente del Niño, las precipitaciones serían abundantes hasta abril. Hasta ahora, en la zona serrana esa situación no se dio. Si los lagos empiezan la estación seca (el otoño e invierno) con nivel bajo, costará mucho que se recuperen para el verano que sigue.

Consumo de agua

En Córdoba capital en enero se utilizan 353 libros por persona por día. En diciembre el promedio era 335.

12,42 metros bajo su nivel

No suben. El dique La Quebrada está a 12,42 metros debajo del nivel de vertedero. El San Roque, está a 6,39 metros de la altura del labio del vertedero.

Siguen las restricciones. Está prohibido el llenado de piletas de natación, el lavado de vehículos en la vía pública y el riego de calles, jardines, plazas y canchas.

Comentá la nota