Ríos convocó a reunión para prevenir catástrofes naturales

Como consecuencia del terremoto en Haití y los registrados en las proximidades de Tierra del Fuego, la Gobernadora llamó a un encuentro para este miércoles a las 11 horas, donde se consensuarán medidas de prevención de catástrofes. El objetivo es articular acciones a nivel provincial ante la posibilidad de que se genere un movimiento sísmico de magnitud.
La gobernadora Fabiana Ríos llamó a un encuentro para este miércoles a las 11 horas y se pretende consensuar medidas de prevención de catástrofes con los diferentes actores. El objetivo es articular acciones a nivel provincial ante la posibilidad de que se genere un movimiento sísmico.

De la charla a realizarse en Casa de Gobierno participarán legisladores integrantes de la Comisión de Receso, los responsables de Defensa Civil Provincial y municipal, bomberos, científicos del CADIC, autoridades del Ministerio de Salud y de Obras Públicas, y el director del Programa de Emergencia Provincial.

Profesionales del Centro Austral de Investigaciones Científicas ya habían reiterado la preocupación por la falta de un plan y, en una carta abierta, habían solicitado a las autoridades que tomen conciencia respecto a los riesgos en Tierra del Fuego. La falla de las placas continentales Magallanes–Fagnano es considerada la mayor amenaza sísmica de la región. Los especialistas habían presentado proyectos en la Legislatura pero jamás recibieron una respuesta.

"Antes de que se desvanezcan las dolorosas imágenes del cruento sismo ocurrido en Haití recientemente. Antes de volver a la 'normalidad' que da el olvido, solicito a los funcionarios y legisladores de Tierra del Fuego que reflexionemos acerca del riesgo sísmico para la población fueguina", mencionaba la carta abierta del CADIC.

"El riesgo sísmico para una región dada se estima como múltiplo de dos factores: la amenaza y la vulnerabilidad. La amenaza hace al fenómeno geológico en sí. La vulnerabilidad mide la exposición a ese fenómeno de personas y bienes, e incluye parámetros sociales, económicos, y administrativos –agregan–. El sismo de Haití se originó en la falla, o fractura geológica, Enriquillo–Plaintain Garden; en Tierra del Fuego la mayor amenaza sísmica es la falla Magallanes–Fagnano, que cruza nuestra provincia siguiendo la cuenca del lago Fagnano. Ambas fallas son de tipo transcurrente, es decir, que en ellas predomina el movimiento horizontal de los bloques adyacentes".

"Ambas constituyen límites de placas tectónicas, las placas de Norteamérica y del Caribe en el primer caso, y las placas de Sudamérica y de Scotia, en Tierra del Fuego. En ambas fallas el movimiento relativo de los bloques es de unos 7 milímetros por año. Ambas fallas tienen actividad en tiempos históricos, originando sismos de magnitud 7 o mayor en la escala de Richter. El reciente sismo de Haití, que destruyó Puerto Príncipe y otras ciudades, tuvo magnitud 7,0. La falla Magallanes–Fagnano dio origen a sismos de magnitud entre 7 y 8 en 1879, 1949, 1950, y 1970. El epicentro del sismo en Haití se ubicó a 25 kilómetros de Puerto Príncipe; la falla Magallanes–Fagnano pasa a unos pocos kilómetros de Tolhuin y a unos 30 kilómetros de Ushuaia. La amenaza sísmica es, por lo tanto, similar en ambas regiones".

"Afortunadamente la vulnerabilidad es mucho menor en Tierra del Fuego que en Haití gracias a una menor densidad de población, condiciones de vida mucho mejores, una mayor proporción de construcciones sismorresistentes, y una mejor organización administrativo–asistencial. Así, sin duda alguna, el riesgo sísmico para Tierra del Fuego es muy inferior que para Haití. Las horrorosas imágenes de Haití no se verán jamás en Tierra del Fuego. Esta conclusión, sin embargo, no me da tranquilidad pues sé que aunque baja en comparación con Haití, la vulnerabilidad sísmica de la población fueguina es aun elevada. Y más aun, que puede disminuirse considerablemente en poco tiempo de acciones decididas", explicaban los profesionales llevando un poco de tranquilidad.

"El punto de partida para estas acciones es de índole normativa. Es necesario incorporar la prevención sísmica en la normativa provincial. En 2005, y nuevamente en 2008, presenté a la Legislatura Provincial un proyecto de ley de prevención sísmica que, por motivos que desconozco nunca habría sido tratado –indicaba el texto enviado a los medios–.En 2008 la Legislatura Provincial habría sancionado una ley de protección civil que englobaría el riesgo sísmico. Esta ley debiera reglamentarse lo antes posible, si aun no se ha hecho. A pesar de ciertos defectos que podrán corregirse sobre la marcha, la ley servirá de base para instalar un adecuado protocolo de intervención rápida y rescate en caso de un sismo destructivo. La ley, además, dará un marco legal para un uso racional del territorio que tome en consideración la vulnerabilidad sísmica".

Comentá la nota