Ríos cerró la discusión salarial.

La Gobernadora de Tierra del Fuego manifestó que ante la crisis económica que se vive priorizarán garantizar los puestos de trabajo en el sector público y la prestación de servicios a la comunidad. Expresó que hay disposición a mantener el diálogo con los sectores gremiales en la medida en que no haya paros. También se comprometió a analizar todos los temas, pero siempre que ello no implique “más erogación de fondos hacia un sector que tiene trabajo seguro”.
Ante la permanente amenaza de los gremios estatales de adoptar medidas de fuerza si el Gobierno no satisface sus pretensiones de mejoras salariales, la gobernadora Fabiana Ríos salió a marcarle la cancha a la dirigencia sindical al precisar que su gestión está abierta a debatir y analizar todas las situaciones que se le planten, pero "siempre y cuando" ello "no implique más erogación de fondos hacia un sector que tiene trabajo seguro" y que aunque fraccionados "percibe sus salarios todos los meses".

Para no dejar lugar a dudas sobre la posición adoptada de cara a la crisis económica que vive el país, indicó que "ante la escasez de recursos lo que debemos priorizar quienes prestamos servicios es garantizar los puestos de trabajo de quienes están bajo nuestra dependencia, pero fundamentalmente garantizar los servicios a los otros 180 mil fueguinos que depende de esa prestación".

Agregó que no debe perderse de vista que en la provincia "hay otros sectores que necesitan del estímulo, el acompañamiento y la asistencia del Estado, y de un estado que además tiene que invertir en obras, en escuelas y en comisarías porque la demanda es de seguridad, es de salud, es de todos, y la verdad es que no es infinita la cuenta del dinero público".

Adelantó que la voluntad dialoguista de su Gobierno se va a sostener "mientras siga la situación de no paro, porque la verdad es que cuando hay medidas de fuerza es muy difícil seguir hablando". Si bien reconoció existe "una tradición de enfrentamiento que se termina considerando natural entre empelado y empleador, sobre todo en el estado", afirmó que "frente a una medida de fuerza no hay nada más que hablar".

Dijo, además, que en caso de que los gremios avancen en la adopción de medidas de fuerza, el Gobierno mantendrá firme su determinación de descontar salarios por día no trabajado. "Esa decisión política se mantiene firme, porque tiene su base legal y no es una sanción".

Ríos negó que ayer con los intendentes se haya avanzado en la definición de una estrategia conjunta para enfrentar los reclamos salariales en sus respectivos ámbitos de actuación, pero sostuvo que "lo que sí discutimos es que si tenemos variables de análisis, que está claro son las mismas, cualquier discusión salarial, en el momento que se dé, tiene que tener un piso de variables idénticas".

"El camino que queremos emprender para el mismo lado (con los municipios) es que frente a una crisis se prioriza a los que no tiene nada de nada y a los que dependen de nosotros en la percepción de los servicios", ya que aseguró que "frente a la crisis no se retrae el gasto público; lo que se retrae es el gasto en salarios o el gasto en personal, porque tenés que prestar más servicios para atender la mayor demanda social" de los sectores que se ven más perjudicados por la desaceleración de la economía y de los circuitos productivos.

Comentá la nota