Los riocuartenses juegan un 28% menos a las slots por la crisis

De julio a noviembre, las apuestas cayeron en $1 millón. Dicen que en esto también influyó el debate a nivel local.
En la segunda mitad del año, la recaudación de las slots cayó en un millón de pesos, se desprende de las declaraciones juradas presentadas por la empresa CET.

Es por los efectos de la crisis, que hace que los riocuartenses tengan menos plata para jugar, aunque hay quienes también sostienen que esto se debe además a la polémica por la regulación de los horarios que está tratando el Concejo Deliberante.

Esto significa que las apuestas dirigidas a las máquinas tragamonedas cayeron en un 28 por ciento.

En rigor, la declaración jurada de julio es de $4 millones en tanto que la de noviembre roza los $3 millones.

En 5 años, las slots se llevaron de Río Cuarto $125 millones. En ese mismo período, el Municipio solamente recibió $5 millones.

Según CET, la recaudación en concepto de máquinas tragamonedas viene en caída. En julio se recaudaron $4 millones, en agosto $3,7 millones, en septiembre $3,5 millones, en octubre $3,4 millones y en noviembre $2,9 millones.

En julio fue el pico máximo en virtud de que la gente dispuso del aguinaldo. En cambio, en noviembre se observa una caída del orden del millón de pesos como consecuencia de la actual situación económica.

La recaudación de las slots salió nuevamente a la luz a raíz de la polémica que desató la decisión del gobierno provincial de ampliar en un 80 por ciento el número de máquinas en la provincia.

El gobernador Juan Schiaretti dijo que el incremento se hace a pedido de quince municipios y negó que esto determine un rompimiento de relaciones con el de Río Cuarto.

Con 3.000 tragamonedas en funcionamiento, la Provincia recibe por mes $4,5 millones. Sin embargo, con las 2.400 más contempladas en el proyecto oficial se duplicará la recaudación mensual.

En cambio, en la ciudad el debate gira en torno de la regulación de los horarios de funcionamiento de las slots, ubicadas en cercanías de las costas del río Cuarto.

La controversia no solamente está instalada a nivel provincial sino también nacional.

En Buenos Aires, al Estado llega sólo el 3 por ciento de los millones que genera el juego.

El aporte para el Municipio local es del 4 por ciento de lo recaudado. En ese sentido, el gobierno riocuartense solamente recibió $5 millones desde que el juego se instaló en la ciudad.

La Iglesia Católica se opone a la expansión de casinos, bingos y slots en el país. Así lo manifestó el titular de la Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, como así también el obispo diocesano Eduardo Martín, quien señaló que el juego no contribuye a la cultura del trabajo.

En el Concejo están estudiando la forma para que la regulación de las slots no termine en despidos masivos dentro de la empresa que explota el juego.

Si bien es la crisis la que ha provocado una merca del juego en los habituales apostadores, hay quienes señalan que el debate que se originó en la ciudad fue el que ejerció un efecto disuasivo entre ellos.

Hoy en la ciudad se juega un 28 por ciento menos en relación con lo que se apostaba en julio de este año, según consta en las declaraciones juradas remitidas por la empresa CET.

La caída de las apuestas está calculada en un millón de pesos.

Comentá la nota