Rins será secretario de Cobos: "Nunca me fui del radicalismo"

Manejará el presupuesto del Senado. El ofrecimiento se lo hizo el vicepresidente y lo aceptó. En diálogo con PUNTAL, dijo que apoya a Aguad para la gobernación, pero evitó opinar sobre la gestión de Jure
Be­nig­no Rins con­fir­mó ayer que se­rá se­cre­ta­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo del vi­ce­pre­si­den­te Ju­lio Co­bos en el Se­na­do de la Na­ción. En diá­lo­go con PUN­TAL, el ex in­ten­den­te ha­bló de su pe­di­do de rea­fi­lia­ción al ra­di­ca­lis­mo, las elec­cio­nes del 2011 y la ges­tión del in­ten­den­te Juan Ju­re.

-¿Va a ser se­cre­ta­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo del Se­na­do de la Na­ción?

-Me hi­cie­ron el ofre­ci­mien­to y acep­té. Es­to se tie­ne que apro­bar en fe­bre­ro pró­xi­mo, con lo cual es­ti­mo que en­tra­ré en fun­cio­nes el 1 de mar­zo.

-¿Cuál se­rá su fun­ción?

-Pre­si­den­cia del Se­na­do tie­ne dos se­cre­ta­rías. Una le­gis­la­ti­va, en­car­ga­da de las le­yes, y otra ad­mi­nis­tra­ti­va, a car­go del pre­su­pues­to del Se­na­do. Es un car­go po­lí­ti­co pe­ro con per­fil téc­ni­co en lo que res­pec­ta a su de­sem­pe­ño.

-¿Se lo ofre­ció el pro­pio Co­bos?

-Sí. Bus­ca­ba un hom­bre de con­fian­za por­que (Jor­ge) Tiep­po de­ja el car­go pa­ra de­di­car­se a la cam­pa­ña pa­ra la in­ten­den­cia de Ma­lar­güe (Men­do­za).

-¿Cree que Co­bos se­rá fi­nal­men­te el can­di­da­to pre­si­den­cial del ra­di­ca­lis­mo?

-Hay un con­sen­so bas­tan­te ge­ne­ral en la so­cie­dad en ese sen­ti­do.

-¿La pe­lea en el 2011 se po­la­ri­za­rá en­tre Co­bos y (Nés­tor) Kirch­ner?

-Mi as­pi­ra­ción es que no sea una pe­lea si­no una cam­pa­ña ba­sa­da en pro­pues­tas des­ti­na­das a la gen­te.

-¿Có­mo ve el pro­ce­so de su rea­fi­lia­ción al par­ti­do en vir­tud de las dis­tin­tas po­si­cio­nes en dan­za?

-Es di­fí­cil opi­nar so­bre es­te te­ma. Per­so­nal­men­te, me guío por las se­ña­les exis­ten­tes. Por ejem­plo, la úl­ti­ma cam­pa­ña le­gis­la­ti­va se hi­zo con la fi­gu­ra de Co­bos. Res­pe­to las dis­tin­tas opi­nio­nes que hay en el ra­di­ca­lis­mo pe­ro yo nun­ca me fui de la UCR.

-En su vi­si­ta a Río Cuar­to, el ex go­ber­na­dor (Eduar­do) An­ge­loz di­jo que lo su­yo fue un ci­clo cum­pli­do en el par­ti­do. ¿Qué opi­na?

-No emi­to opi­nión.

-¿Con­si­de­ra que (Os­car) Aguad de­be ser el can­di­da­to a go­ber­na­dor en el 2011?

-Me pa­re­ce que sí. To­do in­di­ca que va a ser así.

-¿El ri­val a ven­cer es (Jo­sé Ma­nuel) De la So­ta o (Luis) Juez?

-El ra­di­ca­lis­mo no tie­ne que pen­sar en eso, si­no en ela­bo­rar una pro­pues­ta que lle­gue a la gen­te.

-¿Tie­ne chan­ces la UCR de re­cu­pe­rar la Ca­sa de las Te­jas?

-Sí, tie­ne chan­ces por­que Aguad es un buen can­di­da­to.

-¿Qué di­ce de la ges­tión del go­ber­na­dor (Juan) Schia­ret­ti?

-Es­tá ha­cien­do lo me­jor que pue­de en me­dio de las di­fi­cul­ta­des.

-¿Y del acuer­do fi­nan­cie­ro en­tre la Pro­vin­cia y la Na­ción?

-No le que­da­ba otro ca­mi­no. Aho­ra hay que sen­tar­se a eva­luar es­to pa­ra ade­lan­te.

-¿Cree que el PJ ya cum­plió un ci­clo en la pro­vin­cia?

-No lo sé. Pe­ro lo que sí sé es que el ci­clo de la UCR co­bra nue­vo im­pul­so.

-¿Va a ser can­di­da­to en el 2011?

-No. Creo que hay un tiem­po pa­ra ca­da co­sa. No es­toy pen­san­do en nin­gu­na can­di­da­tu­ra.

-¿Qué opi­na de los car­te­les en con­tra del in­ten­den­te Ju­re y que pe­dían que us­ted vol­vie­ra a la in­ten­den­cia?

-Eso es­tu­vo muy mal. Son prác­ti­cas que hay que ir des­te­rran­do. No for­man par­te de mi es­ti­lo. Eso no le ha­ce bien a na­die ni a mí per­so­nal­men­te.

-¿Có­mo ve la ges­tión del in­ten­den­te?

-Es­tá tra­ba­jan­do con las li­mi­ta­cio­nes que le im­po­ne la cri­sis. Pe­ro no quie­ro opi­nar. El me­jor apor­te que le pue­do ha­cer es no me­ter­me en su ges­tión y de­jar ha­cer. De ahí mi si­len­cio.

-¿Qué opi­na de la Me­sa de los Cua­tro?

-No ten­go opi­nión. Lo que sí com­par­to es que se ha­ga el Ban­co Re­gio­nal. Si el Ban­co Cór­do­ba tu­vie­ra un per­fil es­ta­tal, no ha­ría fal­ta. Pe­ro un ban­co de esa na­tu­ra­le­za vie­ne a lle­nar ese va­cío.

Comentá la nota