Rindes de cosecha gruesa cayeron hasta 50% en productividad

Los rindes de la cosecha gruesa en marcha -soja, maíz y girasol- presentan, caídas de hasta el 50% respecto del año pasado y un aceleramiento en la "entrega" de cultivos para la recolección debido a los efectos de altas temperaturas.
Los ciclos cortos de los grupos 3 y 4 de soja padecen los efectos de la sequía y el rinde inicial promedio en la actualidad se calcula en 19,6 quintales por hectárea (casi dos toneladas) lo que muestra una baja productiva de más de 700 kilos respecto del mismo periodo del ciclo precedente.

Estas conclusiones surgen del análisis efectuado por los especialistas del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereles que realizan el Panorama Agrícola Semanal (PAS).

Con relación al maíz, los informes coincidieron en que la cosecha iniciada en la región líder maicera, la productividad media llegó hasta los 51,4 quintales por hectárea (5140 kilos o 5.1 toneladas), con una disminución respecto del año anterior de casi 1.200 kilos promedio. Sin embargo, lo llamativo de la recolección del maíz argentino es que el año pasado (campaña 2007-2008) para esta fecha se había trillado el doble, 530.000 hectáreas, y la productividad era mayor con aproximadamente 2.000.000 de toneladas más.

Hasta el momento, la producción en chacra obtenida alcanza 1.370.000 toneladas de maíz, con 267.000 hectáreas colectadas. En tanto, el volumen total de girasol no superará las 3,0 millones de toneladas, es decir un 35 por ciento menos que la pasada zafra.

Se recogieron 1.0 millón de hectáreas que acumularon 1.58 millón de toneladas con un rinde de 1.530 kilos por hectárea. Sin embargo, la productividad unitaria promedio actual del girasol es significativamente menor a la de la pasada campaña en 350 kilos por hectárea debido a la caída de los rendimientos en las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Entre Ríos y en el centro norte de Santa Fe.

Mientras que la cosecha de soja a nivel nacional cubrió 1,1 por ciento del área apta: sobre 191.498 hectáreas, con un rinde promedio de 1.960 kilos, se obtuvieron hasta el viernes 375.446 toneladas de soja.

Por ejemplo en la zona cordobesa de Huinca Renancó y periferia se trillaron pocos sembradíos "arrebatados" (por el sol) que promediaron 1.200 kilos por hectárea, menos del 50 por ciento del rinde promedio.

Hacia el oeste de Buenos Aires y norte de La Pampa las condiciones adversas para el desarrollo del cultivo aceleraron grupos cortos correspondientes a lotes de primera que ya registran cosechas. De esta forma, en General Villegas se observa una madurez poco uniforme en parcelas con gran cantidad de granos verdes, dañados y arrugados.

"La baja productividad a la fecha se debe a los menores resultados obtenidos en variedades primicia de ciclo corto, que vieron acelerado su desarrollo como consecuencia de la restrictiva condición ambiental registrada en gran parte de su ciclo", sostiene el PAS.

Federico Zorza, especialista de la Regional Pergamino-Colón de Aapresid (entidad que nuclea a los productores que realizan siembra directa) destacó que en la zona núcleo sojera, se esperan rindes de soja de primera implantación un 50 por ciento menores a los de la campaña 2007-2008. NA.

Comentá la nota