La riña política del día: Aníbal F. y Carrió sacaron chispas a sus lenguas

La jefa de la CC había expresado sus “sospechas” sobre la lucha oficial contra el narcotráfico. El ministro K la tildó de "pirucha" y ella lo calificó como un "pequeño hombre descartable desde lo moral". En el ring boxearon Macri, Scioli y Duhalde.
La ensalada política cada vez tiene más fruta. Políticos, funcionarios y dirigentes demostraron en Navidad, y ahora también en Año Nuevo, que no se dan tregua ni siquiera en las Fiestas. Aníbal Fernández le pegó a Elisa Carrió, quien antes había ido contra... Aníbal Fernández. Eduardo Duhalde, que llama suertudo a Cleto Cobos, pero le sugiere que no se duerma en los laureles de la malograda 125. Y Mauricio Macri, que le obsequió una rosa bien cargada de espinas a la jefa de la Coalición Cívica, quien le había hecho un guiño tacaño de cara al 2009. Señor@s cibernautas, pasen y lean.

Fernández acusó a Elisa Carrió de estar "pirucha" y de haberse sentado "a comer en la mesa de los asesinos" de la última dictadura militar, al tiempo que celebró que la dirigente "sospeche" de él porque "como decía Perón, los hombres buenos si son controlados son mejores".

"Yo no sospecho, yo sé que ella trabajaba con los militares en el '75 y se sentaba a la mesa de los asesinos a comer, por los bienes que vendían", arremetió, tras lo cual sostuvo que las críticas de la ex candidata presidencial al kirchnerismo tienen relación con "la sobreactuación de los conversos".

El funcionario salió al cruce de expresiones de Carrió, quien el sábado se mostró en favor de despenalizar la tenencia de estupefacientes para el consumo personal, pero advirtió que como "el negocio de la droga está muy vinculado al poder" en la Argentina, de Fernández "siempre hay que sospechar".

La líder de la CC evitó esta noche contestar las acusaciones de Fernández. Pero, fiel a su estilo, no se privó de un venenoso dardo político: dijo el ministro K forma parte de un grupo de "pequeños hombres, descartables desde el punto de vista de la integridad moral".

"Si lo único que tienen que contestar es que estoy loca, que soy cipaya, no es nada", minimizó Carrió.

EL INFINITO SEGÚN MACRI. Por suerte, Carrió recibió un contenido mimo político de parte del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, quien afirmó esta noche que la líder de la CC "empieza a ser más racional" en su discurso, aunque advirtió que "es infinito" el camino hacia una alianza electoral.

"Está sucediendo que Carrió empieza a ser más racional a partir del trabajo de su gente en el Congreso", dijo Macri.

"Nuestro espacio contiene la racionalidad de la responsabilidad de quien gestiona, que es muy distinto de estar pronosticando catástrofes", aseguró.

Macri fue tan hucha en sus halagos como lo había sido Carrió días pasados, cuando se mostró permeable a un acuerdo político a nivel nacional con el PRO, pero no en la ciudad de Buenos Aires. Tanco el jefe de Gobierno como la dirigente tienen cifran su fortaleza electoral en la Capital Federal.

TAMBIÉN LE TOCÓ A DUHALDE. Aníbal F. hizo los deberes y también salió al cruce de las críticas de Eduardo Duhalde, quien -en declaraciones exclusivas a Crítica de la Argentina- dijo que el de Cristina es el "gobierno más incompetente que vi" y vaticinó el fin del kirchnerismo en el 2009.

El ministro de Justicia señaló que su ex jefe está "tratando de encontrar un lugarcito en el centro del ring" para volver a la política nacional. A Fernández le "da un poco de pena y no acabo de comprender", y recordó que "antes de dejar de ser presidente, (Duhalde) insistía que (él) era el pasado, que no tenía nada que hacer, que tenía que desaparecer y que tenía que venir toda gente joven, pero ahora sale con esto".

Por su parte, el gobernador bonaerense y vicepresidente del PJ nacional, Daniel Scioli, también fue contra Duhalde -de quien, como Fernández, fue ahijado político-, al reclamar "mayor responsabilidad" a todos los sectores políticos y pidió que la puja en las elecciones legislativas del año próximo "se dé en términos superadores".

Scioli enfatizó que desde el oficialismo se trabajará con "responsabilidad", frente a quienes "vaticinan" que en los comicios del próximo año, la provincia será "escenario de confrontaciones" y prometió generar "debates positivos".

¿Y CLETO? BIEN GRACIAS. Duhalde recibió, pero también dio. Dijo que Cleto Cobos es un hombre con "suerte" que ahora deberá aprobar una asignatura pendiente: organizar "una estructura" que encamine sus aspiraciones políticas.

"Es un hombre que tiene algo que muy importante en política, tiene suerte. Ha tenido suerte en su carrera política, y ahora tiene una oportunidad y debe demostrar, debe aprobar una materia que es organización de una estructura", señaló.

Luego de sugerirle que busque una organización partidaria, un Duhalde poético afirmó que "los grandes partidos son grandes estructuras" que "tienen un centro, una izquierda y una derecha, que les llaman halcones, les llaman palomas, pero es lo mismo que los grandes partidos nuestros, tienen que tener alas".

Comentá la nota