Righi negó haberle recortado funciones a Garrido

El Procurador General dijo no tener "la menor idea" sobre los motivos de la dimisión del Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas.
El Procurador General de la Nación, Esteban Righi, dijo hoy "no tengo la menor idea" sobre los motivos de la renuncia del Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas , Manuel Garrido, quien lo acusó de limitar sus pesquisas a funcionarios acusados de corrupción.

La declaración de Righi se produjo a una pregunta de la agencia DyN durante la conferencia de prensa que el titular del Ministerio Público brindó esta tarde a los medios nacionales.

"Yo no le recorté a Garrido ninguna atribución" a Garrido, sostuvo Righi, autor de la resolución 147 que en 2008 impuso al fiscal prohibición de actuar en causas penales contra funcionarios públicos por corrucpión en las que no se hubiese constituido desde el inicio.

Garrido dio a conocer ayer a través de medios de prensa su renuncia -con duras críticas y denunciando que la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) quedaba acotada a "un rol casi intrascendente”-, aunque la dimisión recién ingresó hoy a las 10.30 a la Procuración.

El ex funcionario dirigía desde noviembre de 2003 la fiscalía que investiga hechos de presunta corrupción e irregularidades de funcionarios de la administración pública nacional.

El ahora ex fiscal denunció que la resolución 147 del año pasado que dictó Righi le restó competencias para intervenir en hechos de corrupción y en ese sentido advirtió que querían limitar sus investigaciones contra los funcionarios públicos.

"La renuncia desde el punto de vista de la lucha contra la corrupción no tiene ningún sentido –dijo Righi, jefe de los fiscales-. Su raid mediático de la vez pasada me había dejado un sabor inconveniente porque no decía la verdad, pero yo pensé que se podía enderezar y francamente hubiera preferido que se quede".

EL PUNTO DE CONFLICTO. Righi afirmó que la resolución 147 fue dictada a partir de un pedido del propio Garrido y de la Cámara Federal porteña, para establecer un criterio sobre la actuación de los fiscales y el titular de la FIA cuando participaban conjuntamente y tenían criterios distintos para actuar.

El Procurador afirmó que "el punto de conflicto" fue que la resolución estableció que el titular de la FIA "no puede actuar en paralelo y en forma contradictoria con otros fiscales".

"Ninguna persona razonable puede predicar que hay que dejarle actuar en paralelo con otro fiscal haciendo cosas contradictorias. Si un alumno responde así una pregunta de ese tipo sería bochado", sostuvo.

La resolución de la discordia fue la 147 a partir de una investigación contra el ex secretario de Finanzas Carlos Marx en la que intervenían Garrido y el fiscal general ante la Cámara Federal Germán Moldes.

El Procurador rechazó que la resolución viole normas internacionales sobre la obligación del país de tener una fiscalía anticorrupción. Además sostuvo que la FIA cuenta con un presupuesto seis veces mayor al de otras fiscalías y con una planta de 80 empleados -44 de ellos nombrados por Garrido, acotó Righi-, cuando el promedio del resto de las fiscalías es de 10 personas.

Garrido asumió al frente de la FIA en noviembre de 2003 y desde allí investigó y denunció supuestos hechos de corrupción a funcionarios de los gobiernos de Carlos Menem, de la Alianza y del kirchnerismo.

Algunas de ellas fueron contra el ex presidente Néstor Kirchner, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno; el ministro de Infraestructura, Julio De Vido; el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y el vocero presidencial, Miguel Núñez.

"Siempre me pregunté por qué hizo esto. La verdad que no lo sé. No me esperaba la renuncia, francamente", sostuvo Righi, y aseguró que "en el Ministerio Público hay absoluta independencia del resto del aparato del Estado".

Comentá la nota