Righi le contestó a Garrido

Por Paz Rodríguez Niell

El procurador general de la Nación, Esteban Righi, defendió ayer su resolución de la semana pasada que limitó las atribuciones de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), dirigida por Manuel Garrido.

En un comunicado publicado en la página de Internet de la Procuración, Righi acusó a Garrido de haber hecho "manifestaciones inexactas". Dijo que su resolución no había limitado ni acortado atribuciones de la FIA, sino puesto fin a una "interpretación antojadiza" de la ley, y desmintió que pudiera paralizar las causas de corrupción.

"Si se considera conveniente modificar la ley, para convertir la FIA en algo distinto de lo que es, debe hacerlo el Poder Legislativo y no el procurador general", afirmó Righi, e insistió en que es la ley "y no la voluntad omnímoda de ningún procurador" la que define las atribuciones de la fiscalía de Garrido.

La resolución cuestionada fue firmada por Righi el miércoles pasado y delimita las facultades que la ley otorga a la FIA para intervenir en las causas judiciales contra funcionarios públicos. De aquí en más, Garrido ya no podrá pedir medidas en expedientes que no se hayan iniciado por su denuncia. Y en las causas que sí hubieran comenzado por iniciativa de la FIA, su participación también está acotada: sólo podrá intervenir cuando el fiscal del caso decida no hacerlo.

En una entrevista con LA NACION, Garrido advirtió que se estaba "vaciando de contenido" a la FIA y que se estaba beneficiando a los "funcionarios poderosos" investigados. El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno; el secretario de Transporte, Ricardo Jaime; la ex ministra de Economía Felisa Miceli, y el secretario de Medios, Enrique Albistur, son algunos de los acusados por Garrido, que pidió incluso la reapertura de la causa contra el ex presidente Néstor Kirchner por enriquecimiento ilícito.

"Es posible reconsiderar la ubicación institucional de esta oficina [por la FIA] -dijo Righi-. Pero independientemente de preferencias de la opinión pública y sugerencias a este respecto, lo que no se puede negar es que el ejercicio de la acción penal en estos casos es adjudicado a los fiscales titulares y no a la FIA."

Según Righi, lo único que hizo su resolución fue "poner fin a una situación inadmisible", ocasionada por "una interpretación antojadiza" de la ley del Ministerio Público, que establece que el rol principal de la fiscalía de Garrido es la "investigación administrativa" de los funcionarios y no la intervención en las causas judiciales.

"La FIA nunca fue concebida como una fiscalía penal temática, investida de la facultad de monopolizar la representación del Ministerio Público Fiscal en casos de corrupción", afirmó el procurador.

Comentá la nota