Rigen las facilidades impositivas por la Emergencia Agropecuaria

La Resolución Nº 2723 de la AFIP dada a conocer el mes pasado está en vigencia, otorgando a los productores comprendidos dentro de la Emergencia diferimento del pago del impuesto a las Ganancias, Ganancia mínima presunta, bienes personales y la contribución especial sobre el capital de las cooperativas. En el caso de los monotributistas se reduce hasta un 50% el componente impositivo.
El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray destacó la Resolución General N° 2723 donde se detallan los beneficios impositivos para los productores que se encuentran amparados por la ley de Emergencia Agropecuaria. "Con esta medida, implementamos la suspensión de las ejecuciones judiciales fiscales, el diferimiento del pago de impuestos a las ganancias, la ganancia mínima presunta, los bienes personales y la contribución especial sobre el capital de las cooperativas", enumeró el titular de la AFIP.

La medida también alcanza a los productores que son monotributistas. Para ellos el beneficio es la reducción del componente impositivo de hasta 50% para quienes se encuentren en zona de emergencia y de hasta el 75% para quienes estén en zonas de desastre.

La AFIP dispuso, además, que aquellos productores que hayan tenido que realizar ventas forzosas de hacienda -tanto bovina, ovina, caprina o porcina- podrán deducir el pago del Impuesto a las Ganancias.

La medida alcanza a las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Chubut, Río Negro, Entre Ríos, Mendoza, Salta, San Juan, Santa Fe, Santiago del Estero, La Pampa, Catamarca, Santa Cruz y Corrientes.

El pasado 25 de agosto se publicó en el Boletín Oficial la ley de Emergencia Agropecuaria que incluyó prórrogas para el pago de impuesto a las Ganancias, a la Ganancia Mínima presunta y Bienes Personales.

Esta ley distinguió entre las zonas de desastre y la de emergencia agropecuaria. Para la zona de desastre, la prórroga puede extenderse hasta un año y se financia la deuda impositiva en hasta 120 cuotas con interés del 0,75% mensual más la quita de los intereses.

En tanto, para la zona de emergencia la ley previó una prórroga de las obligaciones impositivas por seis meses y se financia hasta 60 cuotas con el mismo interés de financiamiento más la quita de los intereses.

Además para ambas zonas se ampliaron los fondos destinados a planes sociales y la adopción de medidas que preserven y restablezcan las relaciones de producción y empleo.

Siguiendo esta misma línea, el pasado 9 de diciembre la AFIP implementó los beneficios impositivos para los productores afectados por la Ley de Emergencia Agropecuaria.

En total, el estado de Emergencia Agropecuaria abarca a 104,3 millones de hectáreas de las 180.345.568 que tiene el país, lo que representa el 57,7% de las explotaciones agropecuarias.

"La medida que implementamos desde la AFIP significa un enorme esfuerzo fiscal para el Estado Nacional y es una muestra más de que el Gobierno que encabeza la presidenta Cristina Fernández apostó, apuesta y va a seguir apostando a la producción nacional", concluyó Echegaray.

Comentá la nota