Rige la nueva tarifa de electricidad

A partir del mes de febrero comenzará a tener vigencia el incremento tarifario. Dentro de 12 meses podría producirse otro rebalanceo que implicaría una suba cercana al 30%. El organismo estatal se ahorraría hasta un 35% de lo que eroga actualmente en el insumo básico de gas, para la generación de energía, si el PE le hubiese vendido el gas de regalías al mismo precio ofertado por la empresa Tierra del Fuego Energía y Química.
A partir del mes de febrero, la facturación del servicio de energía registrará un aumento para los bolsillos de los usuarios del orden del 35%, ya que el pasado martes 12 de enero la Gobernadora aprobó, mediante los decretos 075/10 y 076/10, el nuevo cuadro tarifario de energía para las ciudades de Ushuaia, Tolhuin y Río Grande.

El incremento real de la tarifa eléctrica ronda el 39% para los usuarios residenciales y el 57% para los comercios, pero este aumento se ve compensado por la aplicación de un Factor de Ajuste Tarifario (FTAT) y un subsidio de compensación tarifaria (FCT) que morigeran el impacto final para los usuarios.

Es de tener en cuenta que el FTAT se aplicará por un período mínimo de 12 meses, por lo que vencido ese plazo la Dirección de Energía podrá disponer prorrogarlo en las actuales condiciones, modificar el índice a aplicar o bien dejar sin efecto su aplicación. En este último caso ello implicaría un nuevo aumento en la tarifa del orden del 30%.

¿Cuánto hay que pagar a partir de febrero?

Para hacer fácilmente entendible el aumento que los usuarios deberán afrontar los consumos eléctricos facturados a partir del próximo mes, desde la DPE se elaboró un cuadro informativo que indica que un usuario residencial que abonaba unos 86 pesos por bimestre pasará a pagar unos 116 pesos, ya descontados el FTAT y el FCT e incluidos en ese total el subsidio a Bomberos Voluntarios y la tasa municipal por alumbrado público. Es decir, unos 30 más, lo que representa un incremento del 34,79%.

Este último concepto también experimentó un incremento del orden del 59%.

Las razones del aumento

En el considerando de los decretos que aprobaron los nuevos cuadros tarifarías de electricidad para Ushuaia, Río Grande y Tolhuin, el Poder Ejecutivo precisa que este ajuste debe practicarse en función de que en el "Acuerdo para la Paz Social, de fecha 28 de julio de 2009, se estableció un sendero del precio del gas natural en boca de pozo, dolarizado, cuyo último valor fijado es, para el mes de diciembre de 2009, de 2,44 U$S/MMBTU", y que "los aumentos registrados en los costos del resto de los insumos, bienes y servicios básicos necesarios para la prestación del Servicio Público de Electricidad sumado al precio del combustible, han superado ampliamente las posibilidades de absorción por parte de las tarifas vigentes".

¿Y el gas de regalías?

Teniendo en cuenta que uno de los argumentos esgrimidos por el Ejecutivo para aprobar el incremento de la tarifa eléctrica refiere al incremento al precio del gas en boca de pozo, resulta llamativo que la gestión Ríos no haya decidido disponer que el gas de regalías se afecte a abastecer las usinas para reducir así los costos de generación de electricidad, y por ende reducir el impacto que el aumento tarifario tendrá sobre los bolsillos de los consumidores. Sobre todo teniendo en cuenta que el porcentaje de incremento supera el de los aumentos salarios registrados en las provincia, tanto para el sector público como el privado, a lo largo de 2009.

Vale recordar que cuando el Ejecutivo negociaba las condiciones de contratación con la empresa Tierra del Fuego Energía y Química para la venta directa de gas de regalías, a razón de 1,80 dólares el MBTU, la Gobernadora y el presidente de TFEQSA, Fernando Lin, habían firmado –el 4 de agosto de 2009– un convenio que contemplaba que "en los días en que TFEQ no utilice en su planta de metanol, urea y otros productos químicos, el gas en disposición según el derecho que le acuerda la oferta aceptada con fecha 30 de abril del corriente año, la Provincia podrá disponer de él, redireccionándolo hacia un nuevo destino productivo, tal como el abastecimiento de la DPE o la Cooperativa Eléctrica de Río Grande, u otro que viere oportuno".

Si en ese entonces existía esa voluntad política, no se entiende porque no se resolvió entonces percibir las regalías en especie para poder vendérselas a la DPE y la Cooperativa Eléctrica a 1,80 dólares/MMBTU –el mismo valor ofertado por TFEQSA–, ya que de esa manera se hubiera permitido reducir en un 35% el gasto que representa la compra del gas que abastece a las usinas a 2,44 dólares/MMBTU. Es decir, el mismo porcentaje de aumento que deberán afrontar en la práctica los usuarios del servicio eléctrico.

Comentá la nota