Rige en 10 días la repatriación de capitales y la moratoria impositiva

La Presidenta se reunió con el ministro de Economía, el presidente del BCRA y el jefe de la AFIP. También analizaron la crisis financiera mundial y la sequía en el campo
El Gobierno planea activar entre la última semana de este mes y la primera de febrero dos de las iniciativas más polémicas que anunció recientemente la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Se trata de la repatriación de capitales y la amplia moratoria impositiva.

Así se lo pidió ayer Cristina al equipo económico a lo largo de sucesivas reuniones que mantuvo durante toda la mañana en la residencia oficial de Olivos. Se entrevistó con el ministro de Economía, Carlos Fernández, como también con el jefe del Banco Central, Martín Redrado, y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.

Si bien la Presidenta anunció tanto la repatriación de capitales como la moratoria fiscal a fines de noviembre, aun resta que tanto el Palacio de Hacienda, como el BCRA y la AFIP reglamenten estas medidas para que puedan comenzar a funcionar. Acordaron un plazo de 10 días para que todo esté listo. “En la primera semana de febrero, a más tardar, tanto el blanqueo de capitales como la moratoria estarán listas y funcionando”, señaló una fuente oficial a El Cronista.

La presidenta también se reunió ayer con el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini, una pieza clave en todo este engranaje porque deberá articular las distintas disposiciones, normas y decretos aun pendientes.

Otros de los temas que se trató en las reuniones en Olivos fueron el impacto de la crisis financiera internacional sobre la economía local y los planes para lanzar nuevas medidas que estimulen el consumo y la inversión interna, y protejan el empleo.

La situación del campo y la sequía que azota a este sector fue eje de la conversación que mantuvo Cristina a solas con el ministro de Economía, Carlos Fernández. Se acordó que la semana próxima se lanzaría la emergencia agropecuaria a nivel nacional (ver pág. 2).

A todo esto, Echegaray se entrevistó ayer por la tarde con el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich. Ambos firmaron un acuerdo por el cual la provincia se sumará “activamente a la política de repatriación de capitales impulsada por el Gobierno Nacional”. En el acuerdo, el gobierno chaqueño manifestó su intención de enviar a la Legislatura provincial un proyecto de ley sobre la repatriación de capitales y de promover las inversiones inmobiliarias mediante bonificaciones tributarias.

Al término de la reunión, Capitanich adelantó la creación de un fideicomiso inmobiliario “para que los inversores tengan facilidades impositivas”. Y agregó: “también vamos a fijar mecanismos de reintegro de Ingresos Brutos para actividades productivas”.

Echegaray se había reunido la semana pasada con el gobernador de Mendoza, Celso Jaque, y el ministro de Economía de Tucumán, Jorge Jiménez, quienes respaldarán la repatriación de capitales que se lanzó a nivel nacional.

Según consigna el proyecto oficial, aquellos que blanqueen los capitales en el exterior, pero mantengan los fondos afuera del país deberán pagar al fisco una alícuota de 8% del monto en cuestión. Los que, además, traigan el dinero abonarán 6%, mientras que quienes lo ingresen para aplicarlos a la compra de títulos públicos abonarán 3%. Por último, el plan más ventajoso es para quienes destinen los fondos blanqueados a invertir en la actividad inmobiliaria, agropecuarias o industriales, que tributarán sólo 1%.

En tanto, la moratoria impositiva incluirá a los particulares y a todo tipo de empresa, tanto grandes como pymes. Se podrá abonar en un plazo de hasta 10 años y beneficiará incluso a los quebrados y querellados penalmente, aun con sentencia firme.

Comentá la nota