Rige aumento retroactivo de gas para reducir subsidios

El incremento es retroactivo al 1º de noviembre. En hogares la subas van desde 47 al 150%. El Estado se ahorrará $ 1.400 millones que paga en subsidios
El aumento del gas retroactivo al 1º de noviembre ya entró en vigencia, luego de su publicación en el Boletín Oficial. Como si se buscara que pase desapercibido, los nuevos cuadros tarifarios se especificaron en el diario del Estado del martes 23 de diciembre. De acuerdo a los anuncios realizados cuando se aprobó el nuevo esquema, éste permitirá que se ahorren $ 1.400 millones anuales de subsidios.

El Ministerio de Planificación no especificó los porcentajes de aumento en las tarifas de hogares, que serán aplicados en los que más consuman. Pero serán del 47% a más del 150%, de acuerdo a un informe confidencial del Ministerio de Economía, al cual accedió El Cronista. Por ejemplo, en un hogar de Capital Federal o Gran Buenos Aires que consumo entre 1.001 y 1.250 metros cúbicos anuales, la factura pasará de $ 39 a $ 57, más impuestos. Mientras que una casa cuya demanda está entre 1.501 a 1.800 metros cúbicos anuales, categorizada como usuario R3 3 (consumo muy alto), el aumento retroactivo a noviembre rondará el 150%, y casi el 200% contra lo que pagaba a principios de año.

Según datos proporcionados por el propio ministro de Planificación, Julio de Vido, el 36% de los hogares –un total de 2,4 millones– pagará el aumento y el restante 64% (más de 4 millones) no. El target/base para el aumento son los hogares de hasta seis personas, con el calefón funcionando 90 minutos diarios y tres estufas de 3000 calorías durante ocho horas diarias. De los comercios e industrias, apenas el 1,5% tendrá una boleta de gas 10% más cara. Los aumentos no se aplican al GNC y a las centrales de generación eléctrica que necesitan de gas natural para su producción.

Con los aumentos que ya entraron en vigencia, el Gobierno estima que ahorrará $ 1.400 en subsidios. En otras palabras, ahora saldrá de los bolsillos privados (y no públicos) el costo del gas importado, especialmente el que llega en barcos hasta el puerto de Bahía Blanca y es inyectado a industrias de la zona. Ese gas se paga a u$s 18 el millón de BTU (incluyendo costo del transporte), contra más de u$s 10 al que llega desde Bolivia (precio del último trimestre del 2008), y menos de u$s 2 a los productores locales.

Pero, según las normas que sustentan el incremento retroactivo al 1º de noviembre, también se pagará todo el gas que necesite los industriales y no se produzca en el país. Mediante el decreto 2067/08 se creó el Fondo Fiduciario pertinente, mientras que en su reglamentación –a través de la Resolución 1451– se estableció que “El Fideicomiso se constituye con la única finalidad de garantizar y asegurar la disponibilidad de recursos necesarios para atender el pago y/o repago de las diferencias del costo de las importaciones y/o adquisiciones de gas realizadas y la reventa y/o entrega del mencionado producto, a fin de satisfacer las necesidades de dicho hidrocarburo con el fin de garantizar el abastecimiento interno y la continuidad del crecimiento del País y sus industrias”.

En otras palabras, los hogares de mayor consumo y algunas pocos grandes consumidores (1,5% de los comercios e industrias) le pagarán a la industria un gas a costo argentino, aunque por el déficit de producción –especialmente en invierno– venga de otros destinos a precios cuatro, seis y hasta ocho veces mayores.

Comentá la nota