Rige un aumento de combustibles del 3 por ciento en Mar del Plata

YPF y Shell fueron las primeras, luego se sumarán otras marcas. Los estacioneros se quejan y piden mayor margen de ganancia.
Desde la madrugada del lunes pasado rigen los nuevos precios en los combustibles en Mar del Plata, que experimentaron un incremento del 3 por ciento en promedio. Dado que el petróleo y los insumos químicos utilizados para producirlo y refinarlo en el país están en dólares, y teniendo en cuenta que su cotización subió en las últimas semanas, se explica el incremento del valor de los combustibles en la venta al público.

La primera marca que aumentó es YPF, que controla entre el 55 y 60 por ciento del mercado de combustibles, ya que además tiene los valores más económicos del mercado. Si bien el promedio fue del 3 por ciento, en el caso de la Súper alcanzó el 5,6 por ciento y el gasoil, el 4,66 por ciento. En la opción "Premiun", que sería la Fangio XXI, sólo subió el 1,75 por ciento.

A YPF se le acopló Petrobrás y se estima que en las próximas horas harán lo propio Shell y Esso. La ex petrolera estatal controla más del 60 por ciento de la comercialización de gasoil en Mar del Plata y también está por encima del 50 por ciento en las naftas.

El aumento del combustible se da en un contexto complejo, con el precio del barril en crudo depreciado respecto al año pasado y con una puja desde los estacioneros (dueños de las bocas de expendio) que pugnan por aumentar el margen de ganancias para hacer frente a los costos crecientes.

El presidente de la Cámara de Expendedores en Mar del Plata, Patricio Delfino, explicó la situación: "Hay un enojo de las cámaras de estaciones de servicio, porque este aumento sólo nos deja medio centavo más de ganancia por litro, lo cual es insignificante. Los estacioneros tienen entre el 5 y el 7 por ciento de ganancia por litro vendido, pero desde el último trimestre de 2008 vienen pugnando por incrementar el margen y dejarlo entre el 6 y el 9 por ciento, es decir aumentar el 20 por ciento el nivel de ganancias, para hacer frente a los costos generales de mantenimiento". Delfino recalca que esta situación mantiene latente la amenaza de más cierres de bocas de expendio, como ha venido ocurriendo en los últimos años. De todos modos, consideró "poco probable" que las petroleras accedan a este pedido.

Los estacioneros se quejan de que tampoco pueden hacer frente a los costos laborales, más si se contempla que hay un proceso de paritarias abierto y que en abril se esperan novedades al respecto. "Si la situación no mejora podría producirse algún paro próximamente", adelantó Delfino.

Asimismo, la crisis se siente en el hecho de que ha bajado la venta interanual alrededor del 10 por ciento en todo el país. "En el 2008, las petroleras entregaban combustible tomando en cuenta el cupo de 2007, que era menor; ahora, están entregando menos aún motivados en la caída de la actividad económica", remarcó el presidente de la Cámara de Expendedores local.

El otro argumento que brindó YPF para justificar el aumento es que al ofrecer el precio más bajo del mercado interno, los consumidores se volcaban a sus estaciones y corrían el riesgo de desabastecer las bocas de expendio, en particular con los casos de la súper y el gasoil.

Precios controlados

En Argentina, los precios están controlados. Producir el crudo cuesta 10 dólares por barril y refinarlo, entre 47 y 50. Estos últimos valores son la referencia de los precios internos. Aún cuando el barril estuvo a 149 dólares (el año pasado) se respetaron estos números para la comercialización y venta al público. Por eso, a pesar que el crudo bajó en el mundo, no habrá correlatividad en las bocas de expendio.

"Se estableció un piso alto para evitar la escasez y sostener la producción, refinamiento y exploración de petróleo en el país. Las petroleras buscan estabilidad en el precio y, a la vez, hacer frente a los costos de producción, que son en dólares.

Por su parte, Rosario Sica, presidenta de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra) dijo que el aumento no beneficiará a las estaciones, sino "al Gobierno, que recaudará más, y a las petroleras. Nosotros cobramos sólo medio centavo del aumento".

Comentá la nota