Riganti propone que Entre Ríos sea una zona extra pampeana

Los candidatos del Frente Justicialista Entrerriano Raúl Barrandeguy, Cristina Cremer de Busti, Raúl Riganti y Oscar Balla realizaron una recorrida por el Departamento San Salvador donde visitaron, junto al integrante del Comité Electoral, Jorge Busti, General Campos y San Salvador. Allí, en su carácter de productor agropecuario, Riganti explicó las "ventajas y beneficios que podrá tener este sector entrerriano si nuestra provincia pasara a pertenecer a una zona extra pampeana".
En conferencia de prensa, quien ocupa el tercer lugar en la Lista 501, explicó que "entre las propuestas para el sector productivo entrerriano, queremos que nuestra provincia deje de pertenecer a la zona pampeana para pasar a una zona extra".

En este sentido informó que "los beneficios se verían en, por ejemplo, el transporte y los fletes; en los agroquímicos y fertilizantes; el gas oil y los impuestos".

"Entre Ríos, por sus características de suelo, sufre de erosiones por lo que es necesario realizar siembra directa, con lo que esto significa desde el punto de vista del daño de la tierra", sostuvo el candidato para agregar que "por eso es necesario que pertenezcamos a una zona extra pampeana".

Riganti, quien también es intendente de Larroque, dijo que se identifica en cada ciudad, porque "vivimos los mismos problemas y necesitamos de idénticas soluciones".

El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Busti, destacó: "Podemos recorrer con tranquilidad esta cuenca arrocera porque siempre estuvimos con el sector productivo" y en este marco recordó cuando en el 2001, siendo senador nacional, gestionó la flexibilización de las deudas de los arroceros. Mencionó también que "desde la Legislatura provincial siempre hemos tenido las puertas abiertas para el sector productivo, aún en los tiempos más difíciles".

En referencia al acto electoral, el ex gobernador sostuvo que "esta es una elección que se gana con convicción, con militancia, refrescando la memoria. Me enorgullece acompañar a estos candidatos por la provincia porque sabemos que son los mejores", expresó.

Indicó además que "el gobierno debe tener legisladores que debatan, pero que también apuesten al crecimiento y no que sólo quieran destruir".

Radicales K. En tanto, el dirigente del Partido de la Concertación en Entre Ríos Guillermo Sal, reiteró el apoyo de ese sector al "proyecto nacional" que encabeza el kirchnerismo, fustigando a la actual dirigencia de la UCR provincial, porque "hoy por hoy no tiene rumbo. Se subieron a un conflicto ajeno para entregar banderas que son históricas".

Sal describió a la actual dirigencia del centenario partido como "los que no entendieron el abrazo de Balbín y Perón, de la búsqueda de la unidad nacional y entregan el partido a otras fuerzas".

Afirmó que desde hace siete años existen dos radicalismos: "El radicalismo que está en el poder, este radicalismo que gobierna, que tiene que gobernar día a día, y después el otro radicalismo, el que tiene la impunidad verbal de no estar gobernando", estimó.

Al referirse a los llamados radicales K, agrupados en el Partido de la Concertación, definió que "hay un radicalismo profundo que ha hecho un acuerdo no con una persona sino con un modelo de país que eso es lo importante".

Para explicarlo también recurrió a que "soy una de esas personas que estuve en la Sociedad Rural cuando lo silbaban a Alfonsín", contraponiendo que lo actual desde la UCR "es una síntesis de un oportunismo electoral".

Luego aludió que "quienes venimos del radicalismo y quienes nacimos en la UCR con Raúl Alfonsín, quien le dio al radicalismo ese contenido nacional y popular, es por eso que yo soy afiliado a la Unión Cívica Radical y creo que el 90% de los que son afiliados y no van a votar a las internas tienen este pensamiento".

A renglón seguido se preguntó: "¿Cómo puede ser que la Unión Cívica Radical le entregue las banderas históricas a la Sociedad Rural?", señalando que "la Sociedad Rural siempre estuvo enfrente de la Unión Cívica Radical", a la que definió como "un partido nacional y popular, y esto quedó claro cuando FORJA se tuvo que ir de la Unión Cívica Radical cuando esta fue partícipe del fraude, pensamiento del FORJA que tomó el general Perón para conformar el Justicialismo".

Más críticas a la UCR. Guillermo Sal reflexionó que "cuando uno habla y habla de esto, la historia no es caprichosa, la historia va definiendo a personas que tienen un pensamiento". Precisó que hoy "la Unión Cívica Radical no tiene rumbo y esta conducida por dirigentes minoritarios, porque los vota el 10% de los afiliados".

Dio su visión en el sentido que "esto es muy senillo: la gente no se siente interpretada por este pensamiento" y a su entender debido a que "estos acuerdos se hacen a espaldas del afiliado radical, y a quienes ya no nos contiene la Unión Cívica Radical, de estos acuerdos que hacen dirigentes como Morales y Carrió".

En el mismo sentido, Sal planteó que "con todo lo que pasó con la expulsión de Cobos y los meses es poco menos que candidato a presidente. Entonces ¿a dónde está la seriedad del proyecto?"

Por ello estimó que "en el futuro los dirigentes provinciales de la UCR, con (Gerardo) Morales a la cabeza, tendrán que pedir perdón por el lugar a donde condujeron el partido".

Comentá la nota