Riesgosa intromisión del Estado

Por: Tomás Eloy Martínez.

Yo estoy en contra de todos los monopolios, públicos y privados. Tiene que haber una amplia libertad, especialmente en el acceso a la información de los medios televisivos. El riesgo se acrecienta cuando el poder de la información se maneja desde el Estado.

No existe esta situación en todos los países. Afortunadamente, no es una tendencia generalizada en América latina. La impulsa Chávez en Venezuela, pero ni Chile ni Brasil ni Uruguay eligieron esta herramienta. La Argentina no es un ejemplo deseable, en ese sentido. Tampoco lo es Colombia, donde el presidente Uribe tiene decidido lanzarse a una segunda reelección, lo cual da argumentos a Chávez para fortalecer su posición.

Toda intromisión del Estado es riesgosa. El Estado debe ejercer un papel fiscalizador sobre cualquier tipo de actividad. Vemos lo que ocurrió en Estados Unidos con el derrumbe de la banca. Esa función fiscalizadora debe cuidar que la corrupción no rompa las instituciones.

Una de las misiones principales del Estado es defender las instituciones. Y una de ellas es la libertad de expresión, que los gobiernos deben proteger, como lo hacen con la moneda, por ejemplo. Se trata de la libertad que tienen todos los individuos para expresarse libremente, ya sea a favor o en contra de las políticas oficiales que se adoptan.

El intento sobre Papel Prensa se vuelve sospechoso por el hecho de que el Gobierno delegue funciones en Guillermo Moreno, que se declaró un ejecutor de la voluntad del ex presidente Néstor Kirchner. Eso lanza un manto de sospecha. El Gobierno lleva a extremos impensados la relación con la prensa. No me imaginaba que iban a llegar a Papel Prensa. Es impredecible, como todo lo que hace este gobierno. Chile y otros países de la región no han caído en este exceso de poder. Si se coartan las libertades individuales se mata la esencia de un país.

Comentá la nota