Los riesgos de negociar con corporaciones

Por Fernando Alonso

Siempre es bueno el diálogo en la política. Restaurar la naturaleza de los partidos políticos dialogando en el ámbito del Ejecutivo permitirá recuperar la gimnasia habitual en el resto del mundo de salir del esquema de enfrentamiento frontal y absoluto entre el Ejecutivo y la oposición.

Pero en el llamamiento que hizo la presidenta Cristina Fernández hay un riesgo. También convocó a la mesa de negociación a las corporaciones –a representantes del sector financiero, de la industria, de la energía, de los prestadores de servicios públicos, del campo y de los trabajadores, enumeró– en lo que podría asemejarse a un pacto social que debería reportar al bienestar del conjunto de la sociedad.

Sin embargo, la experiencia indica que a las corporaciones solo se les puede restar beneficios desde la fortaleza política que hoy no cuenta el gobierno nacional. Son obscenas las concesiones otorgadas a Hugo Moyano para mantener su cauto apoyo, como ocurrió esta semana con el manejo de la caja millonaria de las obras sociales.

Lo mismo ocurrirá cuando desde distintos sectores se pidan devaluación, aumento de tarifas, subsidios, exenciones impositivas. Los beneficios que obtiene una corporación son a costa del conjunto de los argentinos

El diálogo social incorporando a los sectores económicos sólo puede ser exitoso en el marco de un Gobierno fuerte, con fuerte aceptación social y con diálogo fluido con la oposición.

En pocas semanas veremos que las corporaciones productivas habrán ganado concesiones fiscales. Esas concesiones deberán ser financiadas con nuevos impuestos o ajustes del gasto de otros sectores (ejemplo, subsidios al transporte que implicarán suba de los precios). Siempre a cambio de ciertos apoyos de corto plazo.

La real reforma del Indec, la eliminación de los superpoderes y el Consejo de la Magistratura, la definición de un plan económico integral y consistente debieran anteponerse y enmarcar el llamado al diálogo social y político, para que tenga resultados concretos en una situación política compleja en términos de gobernabilidad y perspectivas económicas.

Comentá la nota