RIESGO En cirugías plásticas Preocupan actividades quirúrgicas clandestinas que se harían en Santiago

Antecedentes. En el Hospital Regional llegan travestis con implantes de senos necrosados, hechos clandestinamente. También aseguran que hay algunos cirujanos plásticos, para ahorrarse el anestesista, duermen ellos mismos a sus pacientes.
La historia de la joven de 29 años que falleció tras realizarse un implante mamario días pasados en la provincia de Córdoba puso de nuevo todas las miradas sobre la sorprendente cantidad de muertes que se producen en torno a las cirugías estéticas. Según pudo averiguar EL LIBERAL, nuestra provincia no escapa a los riesgos que hay en este terreno, donde se llevan adelante algunas prácticas dudosas y hasta peligrosos implantes clandestinos.

En el Hospital Regional son atendidos con frecuencia los travestis que llegan con implantes mamarios caseros, que terminan necrosando el pecho de las víctimas de improvisados agentes que realizan trabajos clandestinos en casas privadas.

Así lo aseguró el doctor Enrique Alcaide, jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Regional. “Yo mismo he recibido pacientes que han perdido las mamas por necrosis, porque se inyectan entre ellos”, indicó. “Nosotros no vemos el proceso, porque llegan al hospital con dolores y ya con el implante hecho – señaló el médico – peor sabemos que les insertan la sustancia y les atan las mamas con una soga o un cable para que se endurezca y cobre forma”.

Imprudencias

El doctor Alcaide señaló que también se dan muchas irregularidades en las cirugías que se realizan en algunos centros de salud santiagueños. Relató: “Muchas veces, para ahorrarse el anestesista, le ponen los mismos cirujanos una droga anestésica, lo atontan al paciente y lo siguen operando con el ayudante o la circulante que lo van manejando superficialmente como para que siga drogado durante la cirugía”.

Agregó el médico que, gran parte de la responsabilidad “está en los pacientes, porque van a hacerse un implante pensando que van de vacaciones, y nunca se preguntan quien los va a dormir, o si tienen que tener algún tiempo de recuperación mayor”.

Si se deshace del gasto de tener un anestesista en el quirófano, un cirujano plástico puede llegar a ahorrarse hasta quinientos pesos por cirugía, según comentó Alcaide.

4.000 Pesos puede llegar a cobrar un cirujano plástico por cada cirugía de implante de mamas.

Comentá la nota