Los ricos también frenan.

Los ricos también frenan.
Las concesionarias que comercializan vehículos de alta gama comenzaron a ofrecer fuertes bonificaciones para atraer clientes. “Están deprimidos y no tienen ganas de gastar”, dicen.
Las ventas de autos de lujo cayeron un 7,4% en enero, comparado con el mismo período del año pasado. Según datos de la Cámara de Concesionarios (ACARA), en el primer mes de 2009 se patentaron 177 vehículos de gama alta contra los 191 de comienzos de 2008. Para evitar un derrumbe mayor, como el de los despachos de cero kilómetro convencionales (14%) del mes pasado, y reactivar la demanda, las automotrices y las concesionarias premium lanzaron planes de descuento y bonificaciones de entre 5.000 y 12.000 pesos.

La crisis no es la única causa que explica la caída en el nicho de autos lujosos. El incremento de la inseguridad y la suba del dólar contribuyeron a la merma.

Para el presidente de ACARA, Dante Álvarez, existe otra razón que justifica la baja comercial de unidades premium. “Lamentablemente el contexto nacional e internacional no acompaña. La gente que compra modelos de $160.000 (u$s45.000) no tienen problemas de dinero, tienen problemas de ánimo. Los concesionarios especializados en la alta gama saben que un auto lujoso es una gratificación para los clientes, pero si están deprimidos no tienen ganas de gastar en un bien de ese tipo”, opinó el directivo.

Un auto es considerado de lujo cuando su valor comercial supera la barrera de los u$s40.000. En la Argentina hay 14 compañías que venden vehículos de gama alta, que incluyen modelos sedán, coupés y camionetas 4x4. El mes pasado, esas automotrices vendieron sólo 177 unidades en todo el país. Sólo dos (Mercedes Benz y Audi) registraron leves aumentos en sus patentamientos, en el resto hubo caídas.

En Lonco-Hue, concesionaria de Mercedes Benz, coincidieron con Álvarez. “La demanda cayó comparada con enero del año pasado. Por eso reforzamos las bonificaciones. A principios de 2008 ofrecíamos un descuento de u$s1.400 para la compra de un Clase B 200, que cuesta u$s42.100. Hoy esa compensación subió a u$s2.400. Y supongo que si el dólar sigue subiendo, mejoraremos la promoción”, contó un ejecutivo de esa firma. Gustavo Castagnino, gerente de Mercedes Benz Argentina, dijo a Crítica de la Argentina que a pesar de que sus ventas no cayeron de un año a otro, tiene cierta preocupación por lo que pueda pasar durante el resto del año.

“En este momento estamos promocionando bonificaciones de u$s2.000 en el Clase C 200 Sedán, que ahora cuesta u$s46.900”, dijo Castagnino. Agregó que los precios de sus autos están intactos desde el año pasado.

En BMW notaron una baja en sus ventas de 17% en enero. Aunque los codiciados Mini Cooper se vendieron un 38% menos que el año pasado.

En Nissan también evidenciaron caídas del 10,47% en las ventas de sus vehículos de lujo, como es el caso del sedán Teana (u$s45.000) y de la camioneta Pathfinder (u$s58.000).

“Por la crisis, decidimos absorber el costo de la devaluación del peso y no retocamos ninguno de los precios”, explicó Juan Deverill, gerente demarketing de la filial local de Nissan.

Comentá la nota