PJ: Rico todavía no puede desembarcar en San Miguel

Uno, Aldo Rico, habla de 154 votos de diferencia; el otro, Joaquín de la Torre, de 65. Sobre un universo de unos 15 mil votos, la diferencia es escasa y se vuelve aún menos sólida en medio de denuncias sobre supuestas anomalías en la interna del PJ bonaerense.
Hasta anoche, el resultado seguía en veremos y hoy, el expediente San Miguel, llegaría a la Junta Electoral para que ese tribunal partidario sea, en última instancia, el encargado de dar un veredicto sobre quién será, por cuatro años, jefe del peronismo distrital.

Sobre 134 distritos, con 32 territorios en disputa, sólo en San Miguel perduraba la inquietud sobre el resultado. De la Torre, intendente del FpV, se resistía anoche a asumir la derrota que el ex carapintada le atribuía y que, en el PJ, se tentaban en reconocer.

# Sospechas

En medio quedó Franco La Porta, diputado provincial, y patrocinante de De la Torre como alcalde, alianza que permitió que en diciembre pasado, en San Miguel, el riquista Oscar Zilocchi sea desplazado de la jefatura local. Ahora, Rico se prepara para volver.

Cerca del intendente, anoche, se hablaba de 14 urnas -sobre 81- con irregularidades sobre las que trabajaba un equipo de abogados y contadores para comprobar las sospechas y, llegado el caso, detectar otras anomalías. Tienen tiempo hasta hoy para recurrir a la Junta Electoral.

Entre las denuncias del grupo de De la Torre figuraba presuntos votos emitidos por personas que no estaban en los padrones y sufragantes con DNI falsificados. Esas imputaciones, hechas por colaboradores del intendente, deberán ser demostradas ante el tribunal del PJ.

«Aún no se han recibido las actas de la elección», dijo anoche el apoderado del PJ, Jorge Landau, por lo que recién entre hoy y mañana, en caso que se acelere el trámite, la junta podría analizar el caso San Miguel y oficializar un resultado.

En tanto, el día después de la interna del PJ, se concentró en el show de jura en el que Alberto Balestrini quiere contar con la presencia de Néstor Kirchner y, quizá, de la presidente Cristina de Kirchner. Además, claro, del gobernador Daniel Scioli.

Ese asunto, meramente formal, se verá sacudido por un problema sensible a los corazones del cacicazgo peronista: el reparto de los cargos del consejo del PJ, sobre todo en la cúpula que cuenta con dos vices como escoltas del presidente, que será Alberto Balestrini, más el secretario general.

En ese sentido, se presume que habría un corrimiento que ubicará en la cima a Balestrini, seguido por José María Díaz Bancalari, Hugo Curto y, como debutante, Alberto Pérez. Sin embargo, en algunos ámbitos, en apariencia con impulso de Balestrini, suena el nombre de Cristina Alvarez Rodríguez como viceprimera del PJ.

# Afuera

Ese esquema dejaría, a priori, fuera de los principales cargos a algunos de los dirigentes del kirchnerismo que ocupan altos cargos institucionales: el ministro del Interior, Florencio Randazzo -que fue electo consejero por la Cuarta-, el de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández -que entra por la Tercera- y, entre otros, Hugo Moyano, que rankeó segundo como consejero sindical.

En un segundo pelotón aparecen los intendentes Alberto Descalzo (Ituzaingó), Raúl Othaeché (Merlo), Mario Ishii (José C. Paz), Luis Acuña (Hurlingham), Baldomero «Cacho» Alvarez (Avellaneda) y Juan José Mussi (Berazategui), todos por el conurbano. También el senador Osvaldo Goicoechea, la diputada Adela Segarra, el sindicalista Abel Frutos (Panaderos), Isidoro Laso, Walter Abarca y Malena Galmarini, esposa de Sergio Massa.

Comentá la nota