RICE DICE QUE PAKISTAN LUCHA CONTRA EL EXTREMISMO

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, dijo hoy en Pakistán estar satisfecha con el compromiso del país de luchar contra el extremismo y de investigar cualquier pista sobre los ataques de la semana pasada en la India, cometidos por paquistaníes.
Rice arribó a Islamabad procedente de Nueva Delhi como parte de los esfuerzos de Estados Unidos de aliviar las tensiones regionales luego de que los ataques en Bombay volvieran a enemistar a India y Pakistán, dos potencias atómicas vecinas que libraron tres guerras desde su independencia y partición, en 1947.

La jefa de la diplomacia estadounidense dijo que el gobierno civil paquistaní -recientemente asumido tras años de dictadura militar- está "muy comprometido" con el combate al islamismo radical y no quiere estar "asociado con elementos terroristas".

En conferencia de prensa, Rice dijo que en las reuniones que mantuvo con los líderes paquistaníes halló "un gobierno que está abocado a la amenaza y entiende sus responsabilidades de responder al terrorismo y extremismo".

El presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, dijo a Rice en su encuentro que tomará "fuertes medidas" contra las personas de su país que hayan estado involucradas en la matanza de la semana pasada en Bombay, donde un comando islamista atacó diez sitios de la ciudad india y se atrincheró con rehenes durante tres días.

En un comunicado citado por la cadena CNN, Zardari también

reiteró la promesa de colaborar con la investigación de los

ataques, que se extendieron del miércoles al sábado y dejaron al menos 171 muertos.

Tras expresar ayer sus condolencias al gobierno indio, Rice

voló a Pakistán para reunirse con las autoridades civiles y

militares del país.

Estados Unidos pide desde hace tiempo a Pakistán compartir más información de inteligencia y asumir un mayor compromiso de luchar contra grupos islamistas desde hace años establecidos en el país musulmán, entre ellos la red Al Qaeda de Osama Ben Laden.

India dijo que el único atacante que quedó con vida, Ajmal

Qasab, confesó que el grupo comando fue entrenado en Pakistán por la oganización islamista Lashkar-e-Taiba, que fue proscripta por el gobierno paquistaní bajo presión de Washington.

Luego de que Pakistán se quejara de que India no había

mostrado pruebas que lo relacionen con los ataques, Rice pasó los últimos dos días pidiendo una mayor cooperación entre ambos.

Pero las tensiones no dejaron de elevarse.

El canciller indio, Pranab Mukherjee, dijo ayer no tener

"ninguna duda" de que los autores de los ataques eran paquistaníes apoyados desde Pakistán.

En un giro respecto de declaraciones previas que descartaban una acción militar, Mukherjee dijo que el su gobierno estaba decidido a proteger la integridad territorial india "con todos los medios a nuestra disposición".

Comentá la nota