Ricardo vuela bajo, para no ser registrado por los radares

El paradero del ex gobernador y senador provincial Ricardo Colombi es para muchos un enigma. Desde hace varias semanas que viaja a Buenos Aires y pasa allí la mitad de la semana. Su intención es que nadie sepa qué es lo que hace en la Capital Federal.
Pero según fuentes bien informadas del Senado, que dialogaron con este diario, "Lalaca" está embarcado en un intento tan jugado como audaz de volver a captar los favores del matrimonio presidencial después de haber sido el primer converso al pingüinismo y luego su más acérrimo detractor, hasta estos días.

Lo que hace Ricardo es, por ahora, pedir pista. No se descarta que su compañero de bancada Gustavo Canteros, quien tiene vínculos K, sea quien lo ayude a abrir algunas puertas, pero en verdad el operador más activo en las entrañas del poder sureño es su ex operador económico luego devenido por un tiempo en arturista, un extraño personaje de apellido Porcaro que supo tener sus oficinas en la Delegación de la Casa de Corrientes.

Un diputado nacional que no es de su partido hizo trascender por estos días de una reunión que se llevaría a cabo en las oficinas de Puerto Madero de Néstor Kirchner el pasado viernes, la que, a la postre no se concretó al estar del periodismo atento a los pasos del ex primer mandatario.

Pero de ahí a negociar acuerdos hay un largo trecho por el deterioro que ha sufrido la imagen del ex gobernador tras su oscilante postura política, lo que no quita que busque salvarse a cualquier costo, en primer término porque no está cómodo ante la alternativa de ir a internas en su propio partido, y en segundo término porque el horizonte financiero con tres campañas electorales precedidas de una interna no son para cualquier bolsillo sin apoyo de fuertes estructuras de poder de soporte. Una de las cosas que juega en su favor fue su pasado por el lavagnismo para las presidenciales de 2007 y renegando de su pasado de relaciones carnales con el kirchnerismo.

Es obvio que en este escenario tan complicado que afronta el Gobierno nacional de cara a las elecciones del año que viene, esta probable "entrega" de Ricardo (en la UCR local no olvidan que hizo una Convención para que lo protejan de los ataques que sufría por ser K y hasta se autopostuló como vice de una reelección de Lupín) podría en alguna medida servir de algo. Pero de ahí que le reporte dividendos hay una gran distancia, sobre todo tomando en cuenta que las encuestas en la provincia muestran el efecto que ha tenido su derrotero lleno de contradicciones cuando no de estafas al electorado, quedan casi 20 puntos por debajo de la consideración pública, según dos recientes encuestas privadas.

Uno de los empresarios más conocidos de la Provincia, vinculado al área del jugo, que si de algo no se lo puede acusar es de improvisación, ha encomendado a una reconocida encuestadora paraguaya un sondeo que arrojó como dato más relevante no sólo una diferencia de 13 puntos a favor del actual gobernador sobre su predecesor sino un estancamiento con tendencia al retroceso del ex intendente de Mercedes.

Este sondeo circuló como reguero de pólvora en el empresariado local, remiso a sostener aventuras electorales por fuera del sistema oficial que dispone de todos los elementos para contar las costillas de quienes, a las veces solían poner un huevo en cada canasta, por si las moscas. Ahora, con algo de profesionalidad, los mismos empresarios, antes, prefieren cerciorarse de cómo viene la mano.

Comentá la nota