Ricardo González: el triunfo del Hombre Hacha.

Así rebautizaron al argentino en Malmoe; hace una semana, podaba árboles en Puan y ayer se adjudicó su cuarto título en el Tour Europeo.
Como es una persona entusiasta y de manos laboriosas, ayudó con la poda de árboles y el traslado de la leña. Con la dedicación de quien tiene un sueño por cumplir, trabajó duro para levantar esas cabañas que pronto serán refugio para jóvenes golfistas. Se dejó la barba, se vistió con ropas de leñador y le puso el corazón a su proyecto de Handicap Cero, una granja en Puan en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires que algún día será un centro de entrenamiento.

La experiencia data de hace una semana y Ricardo González se la relató a los periodistas suecos, tras adjudicarse ayer el SAS Masters con la valentía de los gladiadores. Ahí mismo lo bautizaron: "el Hombre Hacha". Y quedó.

Vaya paradoja la de este contemporáneo del Pato Cabrera: para atrapar su cuarto título en el Tour Europeo ejecutó su golpe maestro aprovechando el hueco que le dejaron dos pinos. La pelota se coló en un espacio de dos metros y aterrizó en el green del 18, a centímetros del hoyo. Tenía que ser así: entre los troncos alumbró su quinto birdie en los últimos seis hoyos y gritó campeón. Le sobró con la vuelta final de 69 (-4) y el total de 282 (-10), dos de ventaja sobre el galés Jamie Donaldson.

"Con aquel trabajo en la granja de Puan limpié mi mente, recargué las pilas. Volví acá a Europa y me salió todo", comenta González desde Malmoe, escenario de la consagración. "Aparte es un triunfo especial, porque justo se cumplen 20 años de mi primer torneo en el Viejo Continente, también en Suecia."

La conquista del correntino refuerza la idea de que éste bien puede ser el mejor año en la historia del golf argentino, incluso por encima de 2007. El Pato es el campeón en Augusta, hay tres ganadores en el Tour Europeo (Goya, Vancsik y González), el Gato Romero sumó otro lauro en el Champions Tour y Alan Wagner sobresalió en el Challenge Tour. Y todavía queda la segunda mitad del año.

González, que antes había triunfado en Crans-sur-Sierre (2001), Madrid (2003) y Sevilla (2004), simboliza el desfase del tiempo entre tantos jugadores estilizados, puro músculo, surgidos del laboratorio del golf. Nacido en Libertador, a 40 kilómetros de Esquina (Corrientes) se volvió profesional a los 16 años y recién a los 32 comenzó con trabajos físicos, limitaciones derivadas de la coyuntura de caddie. Ricardo, ahora con 39, entiende que no gozó de la preparación ideal: "No tengo dudas de que el mejor camino es el que siguen los jóvenes de hoy: tener una escuela y una base física. Lo nuestro fue más de sacrificio, de querer ser alguien en la vida".

Quizá González no satisfaga los requisitos del golfista moldeado y bendecido por el marketing, el común denominador de hoy. Pero se anima a todo: "En septiembre voy a jugar la Escuela Clasificatoria del PGA Tour, una asignatura pendiente. No importa que pierda un año en el Tour Europeo; total tengo la exención por dos temporadas más".

Con sus dotes naturales para el golf, este larguísimo pegador es capaz también de embocar desde el búnker, como lo logró en el hoyo 17, otro golpe mágico que encaminó su electrizante triunfo en Malmoe. Su lucha de siempre, está claro, es contra esa irregularidad que no le permitió llegar aún más alto.

El Hombre Hacha no hizo más que ser fiel a sus inspiradores, los cordobeses Romero y Cabrera, más José Cóceres: "Pasó como un grupo de amigas: una queda embarazada y después la siguen las otras. Acá fue igual: ellos ganaron en el circuito y después seguí yo, y el resto de los muchachos argentinos".

El deporte le enseñó a administrar sumas de dinero aplastantemente superiores a las que manejó en sus orígenes humildes. "Ahora le quiero devolver al golf todo lo que me dio", jura. Por eso es que se arremanga, construye esas cabañas y piensa en el futuro.

* Es correntino, pero Rosario lo adoptó desde muy chico

Ricardo González nació el 24 de octubre de 1969 en Libertador, Corrientes, y está casado con Rita, con quien tuvo tres hijos: Romina, Micaela y Santiago. Con apenas un año, su familia se trasladó a Rosario, donde su padre comenzó a trabajar en el frigorífico Litoral. Ricardo se inició en el golf en la cancha de la empresa Swift y siguió su formación en el Rosario Golf Club. Es profesional desde 1986 e ingresó en el Tour Europeo en 1999

6 festejos nacionales en el año

* ANGEL CABRERA Masters de Augusta (PGA Tour)

* ESTANISLAO GOYA Isla de Madeira Open (Tour Europeo)

* EDUARDO ROMERO Toshiba Classic Open (Champions Tour)

* ALAN WAGNER Club Colombia Masters (Challenge Tour)

* DANIEL VANCSIK BMW Italian Open (Tour Europeo)

* RICARDO GONZALEZ SAS Masters (Tour Europeo)

Comentá la nota