Ricardo Echegaray: "Con el nuevo monotributo, se reducirá la presión fiscal"

Es uno de los funcionarios más cercanos a la intimidad K. Explicó los detalles del sistema de tributación. Negó ser dueño de un feedlot que recibe subsidios y se corre de las denuncias contra la ONCCA.
Cada vez que el cronista le preguntó por la denuncia que sobre él pesa por los subsidios irregulares de organismo de control agropecuario, ONCCA, Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, respondió siempre lo mismo: "Sólo estuve al frente de ese organismo entre el 3 de abril y el 28 de diciembre de 2008" y que "la denuncia es de neto corte político y cuando la política se judicializa, el derecho sale por la ventana. De todas maneras, debe llevar adelante su tarea".

Otra respuesta se le escuchó cuando se le preguntó por la tapa de Clarín del jueves, que lo menciona como cuasi propietario de un feedlot que recibió subsidios del organismo: "No es mío, ni de mi esposa ni de ningún familiar", aseguró. De Clarín, no quiere ni hablar.

Entonces responde sobre el proyecto oficial que modificará al monotributo.

El proyecto establece aumentos en los componentes para la seguridad social y las jubilaciones, que para los contribuyentes que menos facturan implican aumentos de un poco más de 80 por ciento.

A su vez, permite a quienes facturen hasta $ 300 mil por año, ingresar al sistema simplificado.

—¿Por qué un profesional que factura unos mil pesos mensuales paga los aumentos más grandes?

—"El proyecto, hay que resaltar, es el resultado de una mesa de debate en el que intervinieron las universidades, los profesionales de Ciencias Económicas, la ANSES, las obras sociales, los empresarios, a través de la UIA y de las pymes. Esa mesa estableció la creación de un monotributo social, por el que no se paga la componente impositiva, sólo los aportes a las obras sociales y la jubilación.

—¿Por qué aumentaron?

—Para mantener el equilibrio del sistema de seguridad social. Estos montos no se adecuaban desde 2001.

—¿Acaso el sistema está en desequilibrio?

— No. Pero los integrantes de la mesa de la que surgió el proyecto creen que hay que preservar el equilibrio.

—Los nuevos ajustes al monotributo se harán de acuerdo a cómo aumenten las jubilaciones ¿Por qué no se hizo de acuerdo a suba de precios?

—El sistema no depende de los precios, pero sí de los recursos para pagar jubilaciones. Lo que se logra con este proyecto es que mucha gente que no podía entrar al régimen simplificado, porque el límite de facturación anual era de $ 72 mil al año. Ahora, para esa gente es de $ 200 mil que pagarán por impuestos, obra social y jubilación el 10% de lo que facturan. Eso es bajar la presión fiscal.

Ricardo Echegaray firmó un acuerdo de intercambio de Información Tributaria con el Principado de Andorra que se suma a otro que ya rubricó con el de Mónaco.

Promete que pronto serán Islas Caimán, Jersey, Bahamas, Costa Rica, entre otros Estados, entre el que se encontrará Uruguay "el año que viene", se entusiasmó.

Con estos acuerdos, los jefes impositivos de estos países se comprometen a prestarse asistencia mutua para facilitar el intercambio de información que sea previsiblemente relevante para la administración y aplicación de las leyes nacionales.

No es para menos, Echegaray se comprometió a aumentar la recaudación del año que viene en 15,9% es decir unos de $ 45 mil millones más.

Asegura que en su promesa el efecto precios es sólo el de la inflación que estima el presupuesto 2010, que es de sólo 6,1 por ciento para todo el año.

Comentá la nota