RICARDO ECHEGARAY INAUGURO EN SILENCIO UNA OFICINA DE LA ONCCA PERO NO PASO DESAPERCIBIDO Un alto funcionario K vino a Tandil en secreto y terminó “echado” de un club cuando lo reconocieron

Vino a Tandil en secreto. Inauguró una oficina oficial sin invitar a nadie por temor a “escraches”. Y terminó su estadía “echado” de un club de la ciudad, cuando varios vecinos lo reconocieron y lo “invitaron amablemente” a que se retirara.
Así vivió una jornada en la ciudad el titular de la ONCCA (Oficina Nacional de Control y Calidad Alimentaria), Ricardo Echegaray, uno de los funcionarios más cercanos al ex presidente Néstor Kirchner y que comanda el polémico organismo del Estado Nacional a cargo de la entrega de compensaciones a los productores agropecuarios.

Echegaray desembarcó la pasada semana en Tandil en el mayor hermetismo, y sin realizar anuncios previos ni cursar invitaciones a entidades oficiales locales o a la mayoría de los medios de comunicación, inauguró una nueva dependencia de la ONCCA.

Apenas un par de funcionarios nacionales que lo acompañaron y el padre Raúl Troncoso, que bendijo las instalaciones, fueron algunos de los testigos de la visita del funcionario y del acto.

La gran mayoría de los productores de Tandil, quienes deberían recibir las compensaciones que la ONCCA distribuye, se enteraron del evento más de 24 horas después, cuando en algunos medios se publicó la noticia. En las declaraciones periodísticas de Echegaray, llamativamente, no hubo repreguntas sobre la situación del sector agropecuario, más aún teniendo en cuenta la fortaleza del reclamo del campo en nuestra ciudad.

Pero el paso “silencioso” y tranquilo hasta ese momento del funcionario K por Tandil, terminó cuando fue invitado a presenciar un partido de rugby en el Club los Cardos. Allí, a poco tiempo de su llegada, fue reconocido por varios vecinos, muchos de ellos productores rurales.

Echegaray recibió quejas y críticas y, ante lo que se presagiaba podía terminar mal, fue directamente “invitado” a retirarse por un grupo de tandilenses que estaban en el club.

El mal momento del funcionario K puso en evidencia el adverso clima que persiste en la sociedad tandilense contra el Gobierno Nacional, después del desgastante conflicto con el sector rural.

Pocas horas después de partir de Tandil, Echegaray se despachó con nuevas críticas a los dirigentes agropecuarios. En un comunicado difundido por la agencia oficial Télam. Sostuvo que el sector "se debe una autocrítica" y dijo que lo que "les molesta es no poder culpar al Gobierno, y en especial al organismo a su cargo, de las pérdidas de los medianos y pequeños productores por no vender sus granos en el apogeo de la burbuja especulativa".

El presidente de ONCCA cuestionó la "irresponsabilidad" de estos dirigentes y remarcó que "produjo consecuencias nefastas para los productores de granos, carnes y lácteos y para toda la cadena comercial agropecuaria".

Echegaray consideró que "gran parte de esta dirigencia se debe una autocrítica y le debe explicaciones a sus representados". Según el funcionario, "los cambios siempre son resistidos por quienes se beneficiaban de lo que había: trabajo en negro, cosechas sin declarar y estimaciones por sobre estadísticas concretas del quehacer agropecuario argentino".

En ese sentido, afirmó, "ciertos dirigentes de la Mesa de Enlace parecen representar precisamente a dichos grupos, antes que a sus bases".

El titular de la ONCCA también formuló duras críticas a los medios de comunicación "que editorializan a favor de los que no quieren transparentarse". Esos medios, afirmó, "dan como ciertas cosas que es muy fácil comprobar que son falsas (como afirmar que hoy está cerrado el registro de exportación de trigo), convirtiéndose en cómplices de aquellos que viven en la informalidad".

Comentá la nota