Ricardo Colombi se reunirá con la Presidente para pedirle fondos

Ricardo Colombi se reunirá con la Presidente para pedirle fondos
El gobernador correntino mantendrá una reunión con Cristina Kirchner para exigirle el dinero que la Nación le debe a su provincia y así poder afrontar el pago del medio aguinaldo de los trabajadores estatales

El gobernador correntino Ricardo Colombi anunció que no podrá pagar el aguinaldo a los 75.000 empleados públicos, por lo que se reunirá hoy con la presidente Cristina Kirchner para pedirle fondos, lo cual posiciona al mandatario radical más cerca del kirchnerismo.

"El que no llora no mama", dijo el correntino y usó esa frase para ilustrar "la necesidad" que dice tener de negociar con la Casa Rosada, pese a que la UCR lo suspendió como afiliado partidario por reunirse con el ex presidente y líder justicialista Néstor Kirchner.

Colombi, el nuevo radical K, asumió hace diez días al recibir el gobierno de su primo Arturo Colombi, a quien acusa de haberle dejado un déficit fiscal de $220 M y una deuda flotante de $400 M que lo obligan a buscar financiamiento por fuera de la provincia.

"Tenemos dinero para pagar los sueldos, pero no para el medio aguinaldo y por eso me reúno mañana (por hoy) con Cristina", adelantó el mandatario en declaraciones a la prensa en relación a las obligaciones que debe cumplir antes de fin de año con los 75.000 empleados públicos de la provincia.

El gobernador reconoció que tiene menos de dos semanas para evitar un conflicto salarial con los estatales y sostuvo que "la reunión de este lunes será clave porque si la presidente destraba fondos que la Nación le debe a la provincia, haré frente al pago del medio aguinaldo antes de fin de año". El estado deficitario de su administración es complicado y Colombi indicó que si no hay una ayuda de la Rosada no podrá juntar los $173 M que necesita para todos los sueldos y otros $80 M para el aguinaldo.

Además, el mandatario buscará firmar con Cristina Kirchner un convenio que refinanciará gran parte de los $360 M que vencen este año de la deuda pública de Corrientes con la Nación. Si logra ese acuerdo, tendrá disponibilidad en caja porque el Estado nacional deberá devolverle a la provincia esa deuda que ya se la descontó a lo largo de este año con retenciones diarias automáticas de la coparticipación Federal.

En una agenda cargada de reclamos, el correntino espera también que la presidenta autorice el envío de $155 M para la construcción de viviendas y unos $111 M para el Instituto de Previsión Social (IPS) que tiene sus cuentas en rojo y est al borde de no poder pagar jubilaciones. Ambos montos están retenidos por el enfrentamiento político que caracterizó a la gestión anterior del radical cobista Arturo Colombi con los Kirchner.

Comentá la nota