Ricardo y Arturo tienen fecha para el inicio formal de la transición

El Gobernador electo insiste en su preocupación por los números para pagar sueldos y aguinaldo. Adelantó que irá solo a la primera reunión con el mandatario en funciones con quien, asegura, no se encuentra desde hace 4 años.

La cuenta regresiva para el cambio de manos del poder provincial avanza y urgen las definiciones.

Ricardo Colombi anunció ayer la fecha de la primera reunión con Arturo Colombi para "la transición ordenada". Será el viernes 23, aunque la invitación oficial fue para el miércoles 21.

En una improvisada conferencia de prensa, tras la rápida sesión de ayer, el senador afirmó que irá solo, que no llevará a sus asesores, pero enumeró el listado de planteos que tienen que ver con la situación financiera provincial que le dejará la actual administración provincial.

La preocupación máxima de Ricardo Colombi es "la cuestión financiera, un programa de financiamiento ordenado y la situación del Banco de Corrientes", de acuerdo a lo que mencionó en cuanta consulta le hicieron los periodistas desde que se conoció su triunfo el 4 de octubre y lo reiteró ayer.

Desde el Gobierno el que habló fue el ministro secretario general de la gobernación, Carlos Fagúndez, quien adelantó que "será una reunión técnica en la que se analizará principalmente cuestiones financieras".

Fuentes oficiales afirmaron que "las cuentas provinciales están ordenadas" y fue el propio ministro de Hacienda, Sergio Tressens, quien días atrás ratificó la tesitura oficial de que a fin de año se llega sin problemas para afrontar las obligaciones salariales.

"Sensación de crisis"

Fuentes oficiales afirmaron que "el Gobernador electo pretende instalar un escenario de sensación de crisis". Revelaron que el monto para abonar el medio aguinaldo oscila entre los 60 y 70 millones de pesos, "no los 180 millones de los que habla el senador Colombi".

Respecto del objetivo político, señalaron que "no es otra cosa que intentar forzar a los legisladores a aprobar cuanto proyecto financiero presente el nuevo gobierno".

"La preocupación del senador Colombi no es la crisis que, según él, va a heredar sino la posible crisis que le puede venir encima con una recaudación nacional en baja y un año que se presenta con serios nubarrones para las cuentas nacionales, a lo que se le agrega una supuesta mala relación con las autoridades nacionales", señalaron desde el bloque legislativo del Frente de Todos.

El PAF, una prioridad

A diferencia de la postura de rechazo al Programa de Asistencia Financiera que evidenció, el año pasado, el senador Ricardo Colombi declaró ayer: "El PAF tiene que estar incluido dentro del presupuesto y ojalá que éste pueda ser remitido en forma urgente y allí se pueda establecer el monto en el cual pueda ser refinanciada la deuda".

Destacó que "una vez que el PAF esté dentro del presupuesto se puede negociar con el Gobierno nacional su aplicación; en esas condiciones, lo importante es ganar tiempo", expresó.

Afirmó más adelante que la Provincia "no puede sufrir descuentos mensuales entre 30 y 40 millones de pesos", tal como sucedió en los ejercicios 2008 y 2009, por la negativa legislativa a homologar los acuerdos que el año pasado firmó el gobernador Arturo Colombi con el Gobierno nacional.

Destino salarial

En esa oportunidad, legisladores opositores a Arturo Colombi esgrimieron como argumento que pedían como condición para aprobar el PAF que el 50% del monto refinanciado se utilice para incrementos salariales, otros 30 millones para las comunas y otros 56 millones para la creación de de un fondo anticíclico. Esa postura era afirmada por legisladores de Encuentro por Corrientes y del frente Correntinos por el Cambio.

Desde el Gobierno adhirieron a esta postura en los últimos tramos de la campaña electoral, por lo que las tres fuerzas más importantes de la provincia garantizan su respaldo en esas condiciones.

Comentá la nota