Ricardo Arrieta fue puesto en funciones como delegado regional de UATRE

El dirigente tendrá bajo su control unas 14 seccionales del sur de la Provincia de Buenos Aires. En cuanto a la prestación médico asistencial, la administración se mantendrá en Bahía Blanca. Hubo un fuerte respaldo al experimentado dirigente gremial. Fuerte respaldo a los municipales de Coronel Suárez.
El pasado martes, en la sede gremial de UATRE Coronel Suárez, ubicada sobre calle Lavalle entre Brown y Avellaneda, se realizó un acto para poner en funciones al nuevo delegado regional, el suarense Ricardo Arrieta, quien tendrá jurisdicción sobre unas catorce seccionales del sur de la Provincia de Buenos Aires.

Ricardo Arrieta estuvo acompañado por Ramón Ayala y Juan Carlos Castro del secretariado nacional de UATRE.

A partir de esta designación la sede regional de UATRE, que funcionaba en Bahía Blanca, pasa a estar en Coronel Suárez, mientras que permanece en aquella ciudad la administración regional de la obra social OSPRERA.

Para cumplimentar las formalidades de la designación, viajaron hasta Coronel Suárez dos integrantes del secretariado de este gremio, cuyo conductor es Gerónimo Venegas, eran ellos el secretario de Organización, Ramón Ayala y el pro secretario de Finanzas, Juan Carlos Castro; además estuvieron presentes representantes de toda la región del gremio que agrupa a todos los trabajadores rurales.

Ramón Ayala fue el primero que hizo referencia al conflicto que el STM mantiene con el Ejecutivo municipal suarense, lo hizo afirmando que "es mi deseo transmitir nuestra solidaridad con los trabajadores municipales de Coronel Suárez que están en conflicto, con la esperanza que la solución llegue en el corto plazo y que los trabajadores reciban lo que merecen y necesitan".

Seguidamente, dijo que "UATRE tendrá su centro de operaciones del sur bonaerense en Coronel Suárez, ya que hicimos un análisis geográfico de la regional y sólo tiene tres delegaciones distantes, que son Bahía Blanca, Médanos y Patagones, mientras que el grueso de la delegación la tiene más accesible desde esta ciudad".

Los secretarios generales de cada sindicato alcanzado por la Delegación Regional se hicieron presentes el martes en la asunción de Ricardo Arrieta.

Juan Carlos Castro, pro secretario de Finanzas del gremio a nivel nacional, dijo sobre el conflicto local que "espero que puedan sentarse a una mesa de negociación por el bien de los propios trabajadores y que realmente puedan solucionar este difícil conflicto", agregando que "nos solidarizamos por una razón muy simple, porque nosotros como trabajadores rurales tenemos nuestros conflictos y el estar respaldado es muy importante".

Destacó que "Arrieta tendrá una tarea difícil y de mucha responsabilidad, porque tendrá que llegar con un mensaje claro a los titulares de las seccionales", dejando en claro que "no solo deberá visitar las seccionales sino que también sirve su tarea para que nuestros empleadores vean en cada uno de los pueblos el respaldo que tienen los secretarios generales y que además sepan que detrás del Delegado está también el secretariado nacional de UATRE".

Finalmente, expresó que "esta es una zona muy importante, realmente tenemos una zona amplia y muy productiva, y no me cabe ninguna duda que si hoy tenemos 9 mil trabajadores afiliados con el esfuerzo del Delegado se superará ampliamente esa cifra".

Al momento de hacer uso de la palabra, Ricardo Arrieta se puso a disposición de todos los empleados rurales, para seguir brindándoles servicio y apoyo para preservar sus derechos como trabajadores.

Equidistancia en el conflicto Campo - Gobierno

"No se puede estar en contra de la producción y no es bueno para el país que se generen conflictos de este tipo", expresó Juan Carlos Castro, quien junto a Ramón Ayala indicó que el secretario general, Gerónimo Venegas, ya se había expresado sobre el particular hace un año y medio atrás al momento de iniciarse el conflicto.

"Establecimos una posición equidistante entre las dos partes, porque entendemos que no debíamos formar parte de esta situación de enfrentamiento. Pero en su momento expresamos también que no se puede estar en contra de la producción del país y que no es bueno provocar conflictos de este tipo, que no permiten la paz social y que siguen sin tener solución", expresaron los dirigentes gremiales.

Ambos dirigentes gremiales dijeron que los sueldos para el sector se discuten en paritarias, en una mesa nacional, habiendo alrededor de 160 rubros diferentes de acuerdo a la actividad, cada una con su convenio. En el caso del peón de campo, actualmente el sueldo básico es de 1.400 pesos, con 8 horas de trabajo por día, y el objetivo es lograr un aumento que permite llegar a un mínimo salarial de entre 1.700 y 1.800 pesos.

Sostuvieron además que "se ha trabajado mucho, a través de los delegados y los sectores gremiales, para que cada vez en mayor medida los trabajadores rurales estén registrados, con trabajo en blanco y con los derechos que les asiste y que el gremio tiene como misión controlar que se cumplan".

Comentá la nota