Ricardo Alfonsín en Santa Rosa

"Quienes crean que hay que continuar con la hegemonía justicialista, que voten a cualquiera de sus expresiones. Después del 28 volverán a reunirse", afirmó el candidato a diputado por Buenos Aires.
El dirigente radical bonaerense Ricardo Alfonsín, que aspira a una banca en la Cámara baja, estuvo ayer en La Pampa para acompañar a sus correligionarios Juan Carlos Marino, Ulises Forte y Josefina Díaz en el tramo final de la campaña de cara a los comicios del domingo 28.

Poco después de las 10.30 arribó en avión a la capital pampeana y se trasladó hasta el Comité Provincia, donde fue recibido por dirigentes y afiliados a la UCR, y también representantes de otras fuerzas que conforman el Frepam.

En conferencia de prensa, flanqueado por los candidatos locales y el presidente del partido Mauro Pildain, planteó que el domingo 28 "están en juego dos modelos, dos proyectos: uno, republicano, contra otro de sesgo autoritario. Uno que busca el diálogo y otro que entiende que la confrontación y crispación son los instrumentos para progresar y resolver conflictos. Un país federal versus uno unitario, crecimiento y desarrollo contra el capitalismo de amigos, la distribución del ingreso y la equidad contra la demagogia y el distribucionismo populista...".

El hijo del ex presidente Raúl Alfonsín remarcó que "el Acuerdo Cívico y Social (conformado por la UCR y la Coalición Cívica) encarna el proyecto republicano, el consenso, que respeta el federalismo y el que se propone generar condiciones para un crecimiento y desarrollo importante con justicia social con distribución del ingreso; las demás son expresiones del justicialismo que después del 28 se van a reunir".

"Quienes crean que hay que continuar con la hegemonía justicialista en el país o en La Pampa, que voten a cualquiera de sus expresiones. Ellos mismos lo han dicho que después de las elecciones no van a poner en riesgo la posibilidad de disputar el gobierno nacional y con ese propósito se van a reunir y quienes hoy están en el kirchnerismo y en otras expresiones, se encolumnarán todos juntos detrás del nuevo liderazgo".

-¿El peronismo es un mal en sí mismo?

-No diría que es el mal en sí mismo, no sé cuánto tienen de peronistas los que hoy están en el PJ, pero el PJ ha tenido una hegemonía que ha complicado la solución de los problemas. El PJ no tiene incorporada a su identidad cultural con fuerza de convicción la dimensión republicana. Es esto lo que hoy demanda la sociedad, como condición necesaria y no suficiente, para resolver los problemas. Muchos problemas y oportunidades perdidas durante los últimos años tienen que ver con el PJ, el Frente de la Victoria, o como se llame, no dialogó, no buscó consensos, no escuchó a los adversarios.

-Por lo que usted dice, que el peronismo terminará unido, la principal lectura después de las elecciones será que el peronismo ganó.

-Efectivamente, por eso que quien quiera construir una alternativa al justicialismo, no sólo al kirchnerismo, para equilibrar el poder político en la Argentina, para contar con un parlamento plural, tiene que acompañar al Acuerdo Cívico y Social porque las demás son corrientes internas del peronismo que se volverán a unir como ya lo hicieron en 1987, 2003 y 2005.

-Alfonsín, en medio de esa disputa del peronismo también hay actores radicales que se sumaron al proyecto "K".

-Fue un error, creíamos que no había razones para creerle al ex presidente Kirchner cuando decía que permitiría que se incorporaran radicales para participar en un pie de igualdad a la hora de tomar decisiones y mejorar la calidad institucional. Esto no ocurrió y hoy quienes estuvieron en la Concertación Plural son los que dicen que quieren regresar a la UCR; me lo ha dicho el propio (Julio) Cobos. En esa tarea estamos y me ilusiono con que puedan regresar todos, también Elisa Carrió y Margarita Stolbizer.

-¿Cuál es el panorama electoral de la provincia de Buenos Aires?

-Hay dos expresiones del justicialismo, por un lado está el Frente para la Victoria y por el otro el PRO-peronismo con De Narváez y Solá, que después se los comicios se reunirán. Hay dos corrientes, una es la neomenemista y neoliberal, con De Narváez y la apoyatura de Macri, y por el otro lado está el neocamporismo, el setentismo de Kirchner. Habrá que ver cuál es la que obtiene más votos, aunque creemos que vamos a ganar nosotros. Cuando se resuelva quién tiene más poder en el justicialismo, los demás se van alinear.

Comentá la nota