Revuelo en Europa: Le Pen podría presidir el Parlamento

La sesión solemne de inauguración de cada legislatura en el Parlamento Europeo la dirige el diputado de más edad. Tras conocerse las listas electorales para las elecciones de junio, el elegido podría ser el ultraderechista francés Jean-Marie Le Pen, líder del Frente Nacional francés.
Los principales grupos políticos europeos se comprometieron ayer a impedirlo.

La alarma la lanzó el alemán Martin Schulz, líder de los socialistas en el Parlamento Europeo. Schulz pidió el martes que se cambien las normas de la Eurocámara para impedir la "vergüenza" de que la sesión inaugural tras las elecciones europeas de junio sea dirigida por alguien que ha minimizado el Holocausto y que ayer lo volvió a minimizar. "No es imperativo que el diputado más viejo presida la sesión inaugural", dijo el eurodiputado alemán, "porque la situación será inaceptable, inadmisible".

Le Pen, que volvió a describir ayer al campo de Auschwitz como "un detalle de la historia", es eurodiputado desde 1984 y el 14 de julio, día fijado para la sesión inaugural de la próxima legislatura, habrá cumplido ya 81 años, será cabeza de lista de su partido por la circunscripción del sureste de Francia y todos los sondeos indican que será reelegido.

Cuando ayer repitió sus ideas negacionistas, las protestas de la inmensa mayoría de los eurodiputados hicieron casi inaudibles sus palabras. Le Pen siguió: "en aquella ocasión fui condenado a pagar 200.000 euros por daños, lo que prueba el estado en el que se encuentra la libertad de opinión en Europa".

Un cambio en el reglamento interno del Parlamento tendría que ser aprobado por el Comité de Asuntos Constitucionales y validado por la mayoría de los eurodiputados en sesión plenaria, algo que podría hacerse añadiendo ese cambio a un informe del eurodiputado laborista británico Richard Corbett, que trata sobre el tiempo de palabra de los eurodiputados y que ya está siendo estudiado y podría ser aprobado.

La petición de Schulz fue apoyado por el líder de los verdes -y de las revueltas parisinas de mayo del 68-, Daniel Cohn-Bendit, quien dijo a AFP que le gustaría "ver al eurodiputado más joven abriendo la sesión no por evitar que lo haga Le Pen, sino porque sería una señal para el futuro". El líder de los liberales, Graham Watwon, por su parte, consideró que "no hay razones para tratar a Le Pen de forma diferente que a los demás, incluso si odiamos su política".

Le Pen terminó de dar razones a sus enemigos políticos al acusarlos de "imbéciles". En una entrevista concedida al diario francés Le Parisien, el líder de la extrema derecha francesa en las últimas décadas aseguró que "es sólo una hipótesis, quizás no sea yo el más viejo. Creo que me tienen miedo".

Comentá la nota