Revocan una resolución de la jueza Baladrón

Lo resolvieron el martes los camaristas Perdigués y Maza. Ahora los padres de crianza de la niña podrán reclamar su adopción ante la Justicia. La cuestionada jueza había dicho que no tenían legitimidad para hacerlo.
Mirta Maidana y Eduardo Carro obtuvieron una pequeña victoria en su pelea judicial por recuperar a D., la niña de 3 años que criaron como a una hija y la jueza Cristina Baladrón les arrebató de sus manos para entregarla a otra familia sustituta. La buena noticia les llegó el martes a través de un fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de esta capital. El tribunal revocó una decisión de la magistrada por la cual los Carro no tenían derecho a reclamar judicialmente por la pequeña.

Pero eso no fue todo, los jueces que componen la Sala B de la Cámara, Carlos Perdigués y Alberto Maza, solicitaron al Juzgado de la Familia y el Menor que actúe con la "urgencia que el caso amerita", teniendo en cuenta que hay una menor pendiente de la resolución, y dispusieron que no se avance en un proceso de adopción de D., por parte de otra familia, hasta tanto no se resuelva el pedido de los Carro de constituirse como familia adoptante.

Conmoción.

D. es la hija de Marta C., una mujer a la cual la Justicia le quitó la patria potestad de sus dos hijas, D. y S. -esta última reclamada por otra familia sustituta, los Vargas-. Cuando la niña tenía 20 días de vida, fue entregada a los Carro, quienes la criaron como Familia de Contención, un programa que depende del Ministerio de Bienestar Social de La Pampa. Pasaron más de tres años y la niña no fue dada en adopción, lo cual generó un lazo afectivo entre ella y los Carro que impulsó a estos a renunciar a su condición de sustitutos para avanzar en la adopción de la niña.

Pero Baladrón dispuso que la niña debía ser trasladada a otro hogar sustituto mientras esperaba que alguien la adoptara. La medida fue resistida durante un día por los Carro, quienes luego aceptaron cederla ante la decisión de la jueza de quitarles a la pequeña por la fuerza, incluso con la intervención del grupo especial de la Policía.

El caso generó un escándalo y conmovió a la opinión pública provincial y nacional. Poco después, se conoció que la medida de Baladrón respondía a una denuncia que la madre biológica había radicado contra Eduardo y uno de sus hijos por un supuesto caso de abuso sexual en contra de ella (Marta C.). La causa fue girada al juez penal Carlos Besi, pero no registró avances porque el magistrado duda del testimonio de Marta C. producto del retraso mental que ella padece.

Además, la denuncia de la mujer resultó algo contradictoria dado que desde el momento en que D. fue quitada del hogar sustituto de los Carro, ella misma se mostró junto a sus supuestos abusadores en las marchas realizadas contra Baladrón. Es más, días después la propia Marta C. presentó una denuncia contra la jueza acusándola de haberla inducido a realizar la presentación.

Sin argumentos.

Mientras todo esto ocurría, los Carro se habían presentado ante el Juzgado para reclamar la adopción de la niña, pero la jueza no les permitió litigar al considerar que no tenían "legitimación activa" sobre D. Jorge Dosio, abogado de Mirta y Eduardo, explicó ayer a este diario que Baladrón nunca dio argumentos jurídicos que avalaran su postura de no otorgar a la familia sustituta derecho alguno sobre la menor. Algo que fue advertido en el fallo de la Cámara de Apelaciones: "Tal ausencia de fundamentación no permite entonces, a esta altura, considerar que exista en el caso falta de legitimación sustancial manifiesta para obrar en los accionantes (los Carro)".

Además consideraron que los padres sustitutos de D. son "personas de existencia visible, mayores de edad, y plenamente capaces", es decir, con capacidad civil para estar en juicio por derecho propio y gozando de aptitud para conducir su pretensión de lograr la tutela de la niña. Con esto resuelto, el tribunal ordenó a Baladrón darle curso a la causa "con la urgencia que el caso requiere en tanto se encuentra involucrada una menor de edad".

Comentá la nota