A revisar los números del pavimento

Ayer hubo una nueva reunión del intendente y concejales vecinalistas. Ahora el objetivo es el armado de una nueva propuesta al cobro. Se manejarían otros valores y financiaciones. Y se buscaría que existan menos diferencias entre pagos de contado y en cuotas
El vecinalismo revisa los números, afina el lápiz y la semana que viene habrá novedades en torno al cobro de la obra de repavimentación, ya que en las próximas horas se comenzará a trabajar en la nueva propuesta, tal lo que se habría acordado ayer en una nueva reunión que mantuvieron concejales del vecinalismo con el intendente, que aseguran fue en muy buenos términos.

En ese encuentro se repasó todo lo sucedido durante los últimos días, incluido lo hablado en las reuniones con los vecinos, de donde lo concreto por ahora es la implementación del nuevo corredor de tránsito pesado y las barreras físicas que se colocarán para impedir el paso de camiones en distintas calles de la zona del molino.

El acuerdo entre los concejales y el intendente habría rondado en el armado de una nueva propuesta, que dejaría de lado totalmente el proyecto original del Ejecutivo, causante en buena parte de la reacción de vecinos de distintos sectores.

Uno de los puntos clave de la nueva propuesta estaría basada en el costo a cobrar y la financiación que se aplicará. La premisa ha sido la de afinar los números, y en eso ya se comenzará a trabajar para que la semana próxima haya una nueva proposición a consideración de los vecinos. No obstante, también se incluirá algún mecanismo de consulta a los frentistas, algo que ha sido reclamado fuertemente.

En principio todo hace ver que después de lo sucedido se reacomodará una propuesta que compatibilice todos los intereses, tanto de los vecinos como del municipio, que con buen criterio pretende recuperar parte, y no todo se aseguró, del subsidio que llegó para el pavimento con el fin de continuar la obra pública.

Por eso es que se presume que se reduciría el valor a cobrar y por ende la cuota. También se estaría analizando que aquel vecino que requiera de una financiación extensa no se vea perjudicado económicamente, a lo que se aplicaría algún criterio con ese fin para esos casos.

En ese contexto se vería la posibilidad de armar planes diferentes, que contemplen situaciones diferentes de los vecinos, y por sobre todo que se guarde una coherencia entre lo que se cobre de contado con los distintos tipos de financiación, ya que la propuesta original fue fuertemente criticada precisamente por la diferenciación que se hacía a favor de quien pudiera hacer frente en la primera de las modalidades, a quienes incluso se les otorgaba la posibilidad de pagar hasta en tres veces el mismo valor.

Otro aspecto no menos importante, ha sido la decisión de no trabajar momentáneamente en el pelado del asfalto de las calles que requieren ese tratamiento para luego colocar el pavimento nuevo, que también generó la reacción de los vecinos, hasta tanto no se defina el nuevo proyecto.

En tanto se continuaría trabajando sobre las calles a las cuales se les colocará pavimento por primera vez, o en aquellas que han sido preparadas para el reasfaltado, y construcción de cordones y badenes que deben ser reconstruidos.

En el contexto descripto, por donde ahora el vecinalismo trabaja, se busca reencausar la situación y lograr un cuadro favorable para el cobro de la repavimentación, apuntando a recuperar una parte de la inversión para reinvertirla en nuevas obras.

Otro detalle que tuvo fuertes discusiones fue sobre el tránsito pesado y el deterioro que generó en distintas calles, lo que estaría definido en base a los reclamos efectuados por los vecinos afectados y conformaría a los mismos, reduciendo considerablemente por otra parte la circulación de camiones por lugares que lo hacían habitualmente.

Así se cerró una semana un tanto ajetreada para el Ejecutivo, durante la cual el intendente pudo palpar en persona el estado de alteración de distintos vecinos y sobre el final de la misma empezar a coincidir con sus concejales en una nueva letra del proyecto de cobro, que en definitiva no debió ser tan complicado para el vecinalismo si se hubiese comenzado por donde andan ahora.

Comentá la nota