Revés de Lula: el Senado abre una pesquisa contra Petrobras

Una comisión investigará presuntas irregularidades en la mayor empresa del país
BRASILIA.- El gobierno del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva sufrió una dura derrota en el Senado al no lograr impedir que la oposición instaurara una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) para analizar una serie de graves denuncias que pesan contra la mayor empresa del país, la petrolera estatal Petrobras.

Entre las denuncias que serán investigadas figuran presuntas irregularidades en la distribución de regalías a municipios y una supuesta maniobra contable de la empresa para evadir casi 3000 millones de reales (unos 1428 millones de dólares) en impuestos. Otra de las denuncias, que igualmente fue objeto de una investigación de la Policía Federal, es sobre presuntos fraudes en las licitaciones para la reforma de cuatro plataformas marinas de explotación de petróleo.

Pese a las intensas negociaciones realizadas hasta la madrugada de ayer por el líder del Partido de los Trabajadores (PT, de gobierno) en el Senado, Aloizio Mercadante, y tres ministros, sólo se logró que desistieran del pedido de apertura de la CPI dos de los 32 senadores que lo habían firmado. Para que quedara sin efecto la investigación era necesario que retiraran sus firmas al menos seis senadores.

Petrobras, con acciones negociadas en las bolsas de San Pablo, Nueva York, Madrid y Buenos Aires, alimenta financieramente con sus regalías a muchos gobiernos regionales y municipales, que dependen de esos ingresos.

Lula tildó a los senadores que apoyaron la investigación de "irresponsables" y "poco patrióticos", en momentos en que iniciaba una gira que lo llevará por Arabia Saudita., China y Turquía. "En este momento en que estamos viajando en busca de recursos para la explotación del presal (gigantescas reservas descubiertas por Brasil en el océano Atlántico), que alguien levante la idea de una CPI contra Petrobras es ser, como mínimo, antipatriota", dijo Lula.

La explotación del presal puede convertir a Brasil en uno de los mayores productores mundiales de crudo.

Según afirmaron analistas políticos, el pedido de instauración de la CPI fue fruto de un "descuido" del gobierno ante una "maniobra" del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y de una "rebelión" de los aliados, en especial del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

La "maniobra" exitosa de la oposición fue concretada en la noche del jueves por los socialdemócratas, quienes, según el diario O Estado de Sao Paulo , leyeron la solicitud de creación de la CPI ante un plenario prácticamente vacío. En la práctica, la lectura del requerimiento representa la creación de la CPI, que puede ser abortada si en las siguientes 24 horas quedan menos de 27 firmantes.

La lectura del requerimiento fue realizada por el vicepresidente del Senado, el socialdemócrata Marconi Perrillo, quien rompió de esa forma un acuerdo al que habían llegado los líderes de las diferentes bancadas, y que consistía en dejar pendiente la creación de la CPI hasta tanto las autoridades de Petrobras no declararan ante la Cámara alta.

Pero no fue sólo la oposición la que conspiró contra los intereses del gobierno central. Para dar lectura al pedido de creación de la CPI, Perrillo contó con la autorización expresa del presidente del Senado, José Sarney, del aliado PMDB.

Según los analistas, el PMDB está "molesto" con el gobierno de Lula porque, entre otros factores, varios cargos de confianza que eran ocupados por integrantes del partido en la estatal que administra los aeropuertos del país, Infraero, fueron dados de baja.

Además, subrayan que en un año preelectoral como el presente, una CPI que exponga los hasta ahora presuntos tejes y manejes de una empresa estatal con la envergadura de Petrobras puede constituir un "arma peligrosa" en manos de la oposición.

Agencias EFE y DPA

Comentá la nota