Revés judicial para el municipio capitalino

El hecho sucedió en el basural, donde fue atropellado por un camión cuando "cirujeaba". La condena aún no tiene sentencia definitiva.
El municipio capitalino fue condenado como «responsable solidario» por la muerte de un joven diez años atrás en el basural de esta ciudad. La condena, que aún no tiene sentencia definitiva porque la comuna apeló con un recurso extraordinario de casación, involucra por primera vez y en forma solidaria al municipio en la muerte de un joven. Además le impone las costas a la comuna en 165 mil pesos.

El caso fatal ocurrió cuando la empresa Garbo Sur S.A. estaba a cargo del Centro de Disposición Final de Residuos Sólidos Urbanos, donde se realizaban actividades de cirujeo. Allí, un joven fue atropellado por un camión de recolección de basura de Garbo Sur mientras realizaba esta actividad, hecho que le ocasionó la muerte.

Sentencia

«En primera instancia la demanda fue rechazada y el municipio queda excluido, pero la parte actora apela y se amplía al municipio. La sentencia definitiva no está porque presentamos un recurso extraordinario que recién entró en el tribunal, allí se estudiará y se declarará la admisibilidad o no», explicó el director de Asuntos Jurídicos del Municipio, Angel Kirinali.

Aclaró que en este recurso extraordinario se menciona que por contrato toda la responsabilidad de lo que pasaba en el lugar era de Garbo Sur, aunque el predio era municipal. «Si bien el municipio tenía un control de ingreso al predio -que era efectuado para el pesaje ya que en base a esa cantidad se cobraba el canon- la responsabilidad no era del municipio», explicó Kirinali, quien recordó que la empresa Garbo Sur quebró y el chofer que manejaba el camión tampoco se presentó a declarar.

Culpable por omisión

El fallo modifica la primera sentencia -donde se había dejado de lado al municipio- y establece que el municipio es «culpable por omisión». «Se señala que el ‘cirujeo’ que se realizaba en el predio y la inobservancia de las reglas de seguridad ponen en evidencia que si Garbo Sur S.A. operaba de esa manera se debía a que la Municipalidad lo permitía o al menos -por omisión- lo toleraba», se menciona en la sentencia fechada el 5 de febrero de este año.

Agrega que «la sentencia omitió considerar que el ejercicio del poder de policía imponía a la Municipalidad el deber de actuar directamente o ejercer su autoridad para que se adopten medidas de seguridad apropiadas. Entiende que se encuentra plenamente acreditada la relación de causalidad entre el siniestro y las circunstancias que lo rodearan, afirmando que la Municipalidad omitió controlar, fiscalizar y exigir el cumplimiento de las medidas pertinentes, lo que debió obligar a la sentenciante a sancionarla extendiendo la condena a su respecto».

En otra parte de la sentencia, se menciona que «es posible advertir que la actividad permitida (‘cirujeo’ según expresión de los actores) evidentemente se desarrollaba en un marco de riesgo que no podía ser desconocido por la co-demandada -el Municipio- y que en el marco de las específicas facultades fiscalizadoras, reglamentarias e instructivas que se reservara llevan a responsabilizarla en forma directa y en el marco de la falta de servicio por la muerte del joven».

Actividad

Luego continúa: «Es cierto que la actividad probatoria de los actores no puede calificarse de exhaustiva, sin embargo al momento de demandar exponen con claridad que el «cirujeo» era una actividad permitida y contemplada de conformidad a lo previsto en el pliego de bases y condiciones y que el reproche de responsabilidad en relación a la Municipalidad derivaba del carácter de poder concedente del servicio relacionándolo con el contrato de concesión».

Comentá la nota