Revés en EE.UU. para el canje de deuda

La Comisión de Valores de ese país objetó los datos que envió el Gobierno, criticó los números del Indec y preguntó sobre el Central
WASHINGTON.- El anunciado plan para reestructurar 20.000 millones de dólares de deuda en default sufrió un nuevo traspié cuando la autoridad reguladora del mercado bursátil de los Estados Unidos objetó la información oficial del gobierno argentino, particularmente en materia de inflación.

Además, pidió información por los "medios de pago" para la propuesta, lo que apunta al futuro del cuestionado Fondo del Bicentenario, el uso de las reservas del Banco Central, la amenaza latente de embargos, la declarada autonomía de la entidad y la situación de su presidente, Martín Redrado, al que el Gobierno quiso echar por decreto.

Los cuestionamientos fueron elevados por la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés). "No es nada importante. Para el viernes estará lista la respuesta -admitió el ministro Amado Boudou-. Esto no afecta el lanzamiento del canje, que estaremos presentando a fines de febrero."

La SEC se abstuvo de hacer comentarios formales. "No tenemos nada para decir", fue la respuesta a la consulta de LA NACION, dando cuenta de la reserva que suele acompañar la tramitación inicial de sus expedientes.

Fuentes cercanas a la operación deslizaron, sin embargo, que parte de las observaciones del informe -de siete páginas- apuntó al "dudoso" índice con que el Instituto Oficial de Estadística y Censos (Indec) elabora la información del costo de vida.

"Es la primera vez que ese indicador es objetado de esa forma por la autoridad de Wall Street", dijo a LA NACION un operador. Hasta ahora, las dudas por el Indec habían llegado a organismos financieros, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero no a la SEC.

También hay requerimientos por el incierto debate sobre el uso de las reservas, la declarada autonomía del Banco Central y la situación de su presidente, Martín Redrado.

En medio de la expectativa que aquí genera el anunciado canje entre operadores de mercado, las dudas eran bastante más acentuadas que el optimismo del ministro Boudou.

"El levantamiento del embargo sobre las reservas es una buena noticia. Pero ahora viene el capítulo de marchas y contramarchas con la SEC, y eso no es tan fácil de superar", dijo un operador familiarizado con este tipo de lanzamientos.

De hecho, al cierre de esta edición no había certeza de cuán ajustada podría ser la estimación del ministro de que el canje estará listo para fines de febrero. "Lo viene anunciando desde septiembre, y hace sólo una semana anunciaba que el road show sería a fines de enero", se recordó.

En cuanto a las observaciones concretas de la SEC, la impresión recogida aquí era de cierta preocupación. "Es normal que existan observaciones. Pero, dada la confusión con que llega esta nueva propuesta, no cabe duda de que se la mirará con un millón de ojos", fue un vaticinio coincidente.

"No sólo estamos ante una SEC mucho más presionada por la situación interna de los Estados Unidos, sino también a la propuesta que formula un gobierno en medio de un descomunal lío institucional", indicó otra fuente.

Las objeciones responden al folleto de presentación de intenciones que, con la firma del secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, el Estado argentino hizo por un monto de 15.000 millones de dólares, con un costo de inscripción de casi otro millón de dólares.

Los riesgos

El texto de la propuesta expresa con palabras desacostumbradas en la boca de los funcionarios los "riesgos" de invertir en la Argentina. Y hace la advertencia tanto por su escenario económico como por cuestiones vinculadas con la inestabilidad política, a la vez que reconoce dificultades para garantizar una tasa de crecimiento de la economía del país.

"Para nosotros, se trata de cuestiones de rutina", insistían anoche en Economía. Operadores con intereses en la Argentina dijeron que, con todo, las observaciones parecían a medida del gobierno de Cristina Kirchner, quien suele ponderar en el mundo a las mujeres que ejercen liderazgo.

En este caso, se trata de objeciones lanzadas por un organismo que, por primera vez en su historia, está presidido por una mujer.

Elegida por el presidente Barack Obama, Marry Shapiro -la nueva titular de la SEC- se ha hecho famosa entre los norteamericanos por su empeño en devolver "rigor, normas claras y disciplina" a un mercado que se tragó las estafas de la burbuja financiera y de Bernard Maddof.

Y ahora, en sus manos, queda el nuevo canje por la deuda impaga que, desde hace más de ocho años, da que hablar en el mundo.

UN ORGANISMO CLAVE

Qué es la SEC

* La US Security Exchange Commision es una agencia independiente del gobierno de los Estados Unidos, cuya función principal es regular el mercado de valores, las Bolsas y los mercados electrónicos de su país, además de hacer cumplir las leyes federales relacionadas con las finanzas. Analiza todas las operaciones, en busca de "proteger a los inversionistas y mantener la integridad de los mercados de valores", según su propia definición.

* El canje. El gobierno argentino remitió en diciembre un proyecto del canje a los holdouts para su aprobación, esencial para que la operación pueda ejecutarse en la mayor plaza financiera del mundo.

* Respuesta. La SEC devolvió el plan al Gobierno con una serie de objeciones acerca de las estadísticas de la economía argentina y con dudas sobre el denominado Fondo del Bicentenario (para pagar deuda con reservas) y sobre la controvertida situación del Banco Central.

* Negociaciones. Si persisten esas dudas, puede derivar en un freno para el canje. El Gobierno dice que es normal el pedido y que responderá en el corto plazo para que la decisiva operación pueda concretarse.

Comentá la nota