Revelan que Vila-Manzano no pagó Sellos por casi $11 millones

El Gobierno volvió a cuestionar la actividad comercial del grupo Vila-Manzano en Mendoza, al develar que una de las empresas controladas por la sociedad, la firma Ketsal SA cuyo negocio principal es el petrolero, adeuda a la provincia cerca de 11 millones de pesos en concepto del impuesto a los sellos. Es la única firma que evitó pagar el gravamen luego de que se le adjudicaran seis áreas de explotación petroleras de las consideradas secundarias.
El gobierno de Celso Jaque volvió a cuestionar la actividad comercial del grupo Vila-Manzano en Mendoza, al develar que una de las empresas controladas por la sociedad, la firma Ketsal SA cuyo negocio principal es el petrolero, adeuda a la provincia cerca de 11 millones de pesos en concepto del impuesto a los sellos transformándose en la única firma que evitó pagar el gravamen luego de que se le adjudicaran seis áreas de explotación petroleras de las consideradas secundarias.

Mario Granado, el subsecretario de Hacienda de la administración del malargüino, reveló que la firma Ketsal SA, en ute con Kilwer SA, fue intimada a pagar el gravamen el 29 de setiembre pasado por medio de un escrito en donde se detalla el incumplimiento del grupo. En total, la provincia le reclamó 4,8 millones de pesos de impuesto neto y la suma se abultó hasta casi los 11 millones porque se le calcularon intereses (618 mil pesos) y la multa (5,4 millones de pesos). Hasta ayer, la empresa continuaba sin abonar el impuesto que se le reclama y se exponía, según Granado, al inicio de una demanda en su contra de manera inminente, decisión que se tomaría una vez que desde Rentas dictaminen sobre un recurso que la misma Ketsal presentó como defensa.

A la administración de Jaque le tocó adjudicar las áreas secundarias petroleras de la provincia que se habían licitado durante la gestión de Julio Cobos. A Jaque se le cuestionó que le cediera a Ketsal más áreas de las previstas por el mismo procedimiento, ya que se imponía como tope que las empresas que se presentaran no debían contar con más de cinco áreas en su poder para evitar el monopolio. Sin embargo al grupo controlado por Vila y Manzano se le cedieron siete. Hasta el fiscal de Estado de entonces, Pedro Sin, llegó a manifestar que había correspondido a una decisión política el reparto.

Ketsal fue la única que no pagó sellos. La Compañía General de Combustible en ute con Petrolera Piedra del Águila, firmas que se quedaron con el área Cerro Los Leones abonó 600 mil pesos por el impuesto; YPF, a quien se le adjudicaron Los Tordillos Oeste y Payún Oeste, pagó 311 mil pesos y por último Oil SA, que se quedó con el área Río Diamante, solicitó un plan de pago que según el gobierno tiene al día para pagar el impuesto a los sellos.

"Sellos es un impuesto que graba todo contrato oneroso como un alquiler o la operación de un área petrolera y la firma tenía diez días hábiles para abonarlo desde el momento en que se notificó la adjudicación", dijo Granado y agregó que en el caso de las áreas petroleras, "es uno de esos contratos que se denominan entre ausentes porque se perfecciona en momentos distintos, uno cuando la empresa hizo la oferta y el otro cuando el gobierno la acepta".

Por sellos se paga el 1,5 por ciento de la inversión comprometida y se reparte en partes iguales entre las partes. De ahí que Ketsal debió abonar el 0,75 por ciento el que fue calculado en 4.850.364, 75 pesos y que nunca pagó.

La firma presentó un recurso por el cual niega la obligación de hacer frente al impuesto aduciendo, entre otras cosas, que su inversión debió ser tenida en cuenta como parte de las inversiones promovidas en la provincia a la vez que se agregó, por medio de un escrito, que un decreto (el de adjudicación) no la obliga a hacer frente al gravamen.

Comentá la nota