Revelan que una textil alemana usó pelo de víctimas de Auschwitz

Revelan que una textil alemana usó pelo de víctimas de Auschwitz
Una investigación de la cadena alemana Spiegel TV reveló que al término de la II Guerra Mundial se encontraron 1,95 toneladas de pelo "rasurado de las víctimas", judíos asesinados en Auschwitz, presumiblemente para confeccionar textiles para automóviles.

Pero ayer el fabricante alemán de componentes para coches Schaeffler negó la versión que incriminaba a la empresa.

Según el director de comunicación, Detlef Sieverdingbeck, las informaciones aparecidas en varios medios son "totalmente incorrectas". Subrayó que el historiador encargado de investigar el pasado de la compañía durante la guerra, Detlef Schöllgen, nunca halló indicios de que la empresa, ubicada entonces en Kietrz, actual Polonia, utilizara pelos de judíos asesinados en cámaras de gas.

El propio Schöllgen corroboró la versión de Sieverdingbeck y aseguró que en su investigación (2005 y 2006) basada en el análisis de todo tipo de actas relacionadas con la empresa en Alemania y Polonia "nunca hallamos ni una sola pista que condujera a Auschwitz o a cabellos de prisioneros".

Las sospechas que apuntan en esa dirección fueron formuladas recientemente por un subdirector del Museo de Auschwitz, Jacek Lachendro. Dijo a Spiegel TV que al término de la guerra se encontraron 1,95 toneladas de pelo, "rasurado de las cabezas de las víctimas antes de que fueran gaseadas", en la fábrica de textiles de Schaeffler.

Además, Lachendro mostró una bala de ropa presuntamente fabricada con el pelo humano hallada supuestamente en la fábrica al término de la guerra.

También indicó que existen transcripciones del interrogatorio de antiguos trabajadores de la fábrica que afirman que en 1943 dos vagones de tren cargados de pelo llegaron a la fábrica de Kietrz.

Los análisis realizados posteriormente por las autoridades polacas revelaron que se trataba de pelo humano que contenía restos de Zyklon B, el veneno empleado en las cámaras de gas de Auschwitz. El responsable de prensa del museo de Auschwitz, Jarek Mensfelt, agregó más denuncias en ese sentido.

La proximidad de la fábrica con el campo de Auschwitz (apenas 3 horas en coche) hace pensar que el cabello podía provenir de estas instalaciones, las más mortíferas puestas en marcha por la maquinaria nazi.

Pero Schöllgen insistió en que no podía comentar aseveraciones relacionadas con algo que él mismo nunca pudo corroborar y alentó a los responsables de Auschwitz a dar evidencia de lo que se está asegurando.

El historiador, quien sí descubrió durante sus investigaciones que Schaeffler, como tantas otras empresas alemanas en la época, empleó a trabajadores forzosos durante la guerra, mostró su extrañeza de que si las acusaciones del cabello eran conocidas en Polonia, no se utilizaran durante el juicio que se siguió en ese país contra uno de los dos fundadores de la empresa, Wilhelm Schaeffler, quien pasó cuatro años preso tras la guerra acusado de liquidar propiedades judías y polacas.

Se estima que en Auschwitz los nazis mataron a cerca de un 1.100.000 de personas, lo que convirtió al lugar en un símbolo del exterminio de los judíos. En ese marco, Alemania ofrecerá al menos un millón de euros para la modernización y gestión del sitio sobre el que surge el ex campo de exterminio nazi, en el sur de Polonia, informó un vocero del ministerio de Exteriores alemán

Comentá la nota