Revelan un nuevo caso Madoff

Un financista texano, acusado de fraude financiero por US$ 9200 millones
NUEVA YORK.- La justicia estadounidense congeló ayer los activos del financista texano Robert Stanford, acusado por la Comisión de Bolsa y Valores norteamericana (SEC, por sus siglas en inglés) de montar fraudes por un total de 9200 millones de dólares en servicios financieros.

Según la SEC, la firma Stanford International Bank (SIB), con sede en la isla de Antigua, vendió unos 8000 millones de dólares en certificados de depósito. El fondo había prometido a los inversores "tasas de interés improbables y no justificadas", supuestamente debidas a su "estrategia de inversión excepcional", que habrían permitido al banco obtener beneficios sobre las inversiones de dos cifras durante 15 años, señaló la SEC.

El juez Reed O´Connor ordenó la repatriación a Estados Unidos de los fondos congelados para garantizar la competencia de la justicia estadounidense en el caso. Ayer, los investigadores examinaron las oficinas del SIB -que tiene 30.000 clientes en 131 países- en Houston.

El caso de Stanford es el más grave en EE.UU. desde el arresto, en diciembre último, del financista neoyorquino Bernard Madoff, procesado por el cargo de haber montado un fraude piramidal (con el esquema Ponzi) por 50.000 millones de dólares.

El fraude de Stanford "ha extendido sus tentáculos por todo el mundo", dijo Rose Romero, directora regional de la SEC en Texas.

Comentá la nota