Ola de revelaciones sobre la trama de corrupción y espionaje en el PP

Ola de revelaciones sobre la trama de corrupción y espionaje en el PP
Hubo renuncias. El partido comenzó a suspender la militancia de varios implicados.
Pasaron las elecciones gallegas y al triunfo le sigue el calvario para el Partido Popular por la catarata de nuevas revelaciones sobre las tramas de corrupción y la red de espionaje en la comunidad de Madrid.

Los alcaldes del PP en Arganda del Rey y Pozuelo de Alarcón anunciaron con dos horas de intervalo su dimisión por estar mencionados en el sumario. Ambos niegan los cargos y proclaman que quieren evitarle "daños" al PP.

Este insólito argumento, que parece dar por descontada la culpabilidad, se ha repetido con otros altos funcionarios, como el Secretario de Deportes madrileño, el diputado regional Alberto López Viejo, el ex presidente de la comisión de investigación del espionaje madrileño, diputado Benjamín Martín Vasco, y el diputado en la Asamblea de Madrid Alfonso Bosch, todos del Partido Popular.

El juez Baltasar Garzón se ha inhibido de continuar con la investigación porque los tres tienen fueros. Garzón entiende que han cometido los delitos de cohecho, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, falsedad y asociación ilícita. Ayer, el PP comenzó a suspender la militancia de los implicados por Garzón menos el presidente de la comunidad de Valencia, el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, los dos con fueros, y los tres diputados de Madrid. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal señaló que se suspendía a "todas las personas imputadas y, además, a las personas a las que se refiere el auto de remisión del Tribunal de Justicia de Madrid". . Además, ya ha dimitido el alcalde de Boadila del Monte también acusado de varios delitos de sobornos y apropiaciones ilegales. El ex alcalde de Mahahonda había dimitido por un escándalo de corrupción, lo que no impidió que ocupara un alto cargo en la comunidad de Madrid. Pero, en cuento empezaron las denuncias en los medios, la presidenta de la comunidad de Madrid Esperanza Aguirre lo cesó junto al secretario de Deportes.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón anunció hace unos días que había echado a dos funcionarios por estar comprometidos en la trama corrupta con el agravante de que habían falsificado documentos públicos. En Estepona, Andalucía, el secretario general del partido en la localidad y concejal, Ricardo Galeote también anunció su renuncia. Además, nuevos descubrimientos extienden la red hacia otras provincias.

El caso parece un pozo sin fondo y tiene su origen en una denuncia de un ex concejal del PP que realizó, sin éxito, una serie de revelaciones contra una trama de corrupción investigada por el famoso juez Baltasar Garzón en la que aparecen comprometidas 43 personas, la mayoría vinculadas a distintas esferas del partido. El principal acusado, Francisco Correo, fue el organizador de actos y eventos desde las oficinas centrales del PP cuando gobernaba José María Aznar. Mariano Rajoy lo apartó bruscamente de cualquier actividad y entonces Correa acudió a varios municipios gobernados por el PP. El denunciante ante Garzón también puso las interioridades de la trama corrupta en manos de la Fiscalía Anticorrupción y además adjuntó 17 horas de grabaciones donde el jefe de la trama y sus cómplices mencionaban a sus presuntos sobornados. Muchos de los mencionados aparecen con las cuantiosas cantidades que aceptaron por concesiones ilícitas.

En la comisión investigadora de la Asamblea de Madrid siguen investigaciondo la red de espionaje que hizo seguimientos, informes y habría asaltado un despacho para robar una computadora con información reservada. Las víctimas han sido el vicepresidente de la comunidad, otros funcionarios y dirigentes del Ayuntamiento de Madrid, del equipo del Alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, quien volvió a reclamar que se investigue hasta las últimas consecuencias.

Hay pericias caligráficas que identifican al menos a un policía adscripto a la Consejería de Interior y que incluso siguió a una diputada, del sector de Gallardón, y a otros dos altos funcionarios del Ayuntamiento.

Comentá la nota